domingo, 1 de diciembre de 2019

La escritura como salvación.

La señora Hopgood es una mujer decidida. Es sincera, bastante directa y sin miedo a mostrar sus sentimientos. El señor Larsen es más tímido, menos lanzado y siempre muy correcto. Yo, siempre deseosa de buenas historias, me he enamorado de los dos.
   Todo empieza cuando Tina Hopgood decide escribir al conservador del Museo de Silkeborg, en Dinamarca, interesándose por el Hombre de Tollund, un señor de más de 2.000 años, perfectamente momificado y custodiado en dicho museo. Ella sabe que algo no funciona en su vida e inicia una especie de "terapia epistolar" con el señor Larsen, el actual conservador: "Por favor, tenga en cuenta que escribo para dar un sentido a mi vida". 
   El señor Larsen, más hermético y menos lanzado, también siente que algo no va del todo bien, pero le cuesta más darse cuenta de ello y entrar en el juego terapéutico, aunque poco a poco terminará por sentir el bálsamo de esa correspondencia y, pronto, el "querido señor Larsen" irá descubriendo las inquietudes de la "estimada señora Hopgood", y compartiendo con ella recuerdos, rutinas diarias, estados de ánimo, esperanzas y arrepentimientos. 
   En Nos vemos en el museo, Anne Youngson ha conseguido que me sintiera testigo de todo este proceso, que me encariñase tanto de Tina y Anders que les echara de menos al llegar el final. No tengo ninguna duda de que todo es gracias a la naturalidad con la que la autora nos cuenta la historia y a su lenguaje cercano y expresivo, que le da a la novela ese aire de sinceridad que te engancha desde el principio. 
Para mí, la magia de esta novela está en sus protagonistas, pero no solo en ellos. También encontramos sesudas reflexiones sobre el comportamiento humano, sobre las imposiciones sociales con las que vivimos o a las que decidimos enfrentarnos y, lo que nunca deja de sorprenderme, la conexión que podemos llegar a sentir con alguien lejano mientras que somos incapaces de comunicarnos con quien tenemos al lado.
    Son muchas cosas las que se pueden disfrutar de esta novela; seguramente, cada lector encontrará las suyas. Yo me quedo con mi conexión con los protagonistas, con verlos evolucionar en cada carta y con esa curiosidad que me despertaron acerca de ese Hombre de Tollund que, tan apaciblemente dormido, no es consciente de cómo ha contribuido ha cambiar sus vidas.

14 comentarios:

  1. Lo de las cartas es lo que menos me llama de esta novela, me cuesta mucho el género y me lo pienso mucho antes. Me gusta mucho todo lo demás, es un tipo de libro que necesito leer de vez en cuando.
    Me gustan estas historias sencillas y que tienen magia.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dicen ahora "atrévete a dejar tu zona de confort" y lánzate a por estas cartas; son más una conversación entre amigos. Si al final te decides, cuéntamelo, porfa, estoy deseando saber tu opinión. Abrazos.

      Eliminar
  2. Me llama lo que cuentas, no había reparado en este libro, pero podría ser una buena lectura
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy casi segura de que lo sería ;D. ¡A por ella! Abrazos.

      Eliminar
  3. "Por favor tenga en cuenta que escribo para dar un sentido a mi vida", el poder curativo de la escritura, que nos permite expresar y recibir tanto.
    Me anoto este título porque creo que me gustará. Gracias por hacer que lo conozca.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por visitarme. Y me alegro de haberte mostrado esta lectura. Espero que la disfrutes tanto como yo. Abrazos.

      Eliminar
  4. Ay, qué bonita esta novela. Muy de acuerdo contigo, el secreto del encanto está en los dos protagonistas, no solo en su carácter sino en el momento de sus vidas en el que se encuentran. Creo que por eso es una lectura que trasmite tanta paz, tanta serenidad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sepas que tuviste mucho que ver en que me decidiera a leerla; no pude resistirme a lo contabas en tu reseña. Te la debo ;D. Abrazos.

      Eliminar
  5. No me había llamado antes la atención pero me gusta lo que cuentas y podría gustarme.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de esas lecturas "curativas", que te enseñan además de hacerte disfrutar. Abrazos.

      Eliminar
  6. Hola, A mi el género epistolar me gusta mucho, será mi vena cotilla, allí que me llevo el libro que no lo conocía. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes mucho. Todos los lectores tenemos un puntito "cotilla", ¿no crees? ;D. Abrazos.

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    No la conocía, pero me encantan las novelas epistolares, así que me la apunto.
    Tengo muy buen recuerdo de la última que leí: 84, Charing Cross Road^^
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches:
    La verdad es que tengo este libro aquí cerquita, para leerlo en cuanto pueda. Desde que lo vi por las redes sociales corrí a comprarlo. Seguramente lo deje para algún periodo vacacional, que es el momento que utilizo para este tipo de lecturas tan empáticas.
    Me ha encantado leerte, me identifico con muchas cosas que dices, igual que te ocurre a ti con los protagonistas del libro.
    Enhorabuena por tu estupenda reseña!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...