domingo, 20 de enero de 2019

Mis clásicos

Quien más, quien menos se ha hecho nuevos propósitos para el nuevo año. Todos soñamos con ser capaces esta vez de llevar a cabo algún nuevo logro personal. Nuestra blogosfera librera está llena de retos de lectura que nos animan y nos ayudan a descubrir nuevos tesoros, a ampliar nuestra mochila literaria y a abrir nuestra mente. Yo veo con envidia y admiración la capacidad de muchos de llevarlos a cabo, de luchar por cumplirlos, de aprovecharlos. Quisiera ser capaz de comprometerme, aunque sea en la trastienda, con alguno de ellos, intentar llevar su ritmo lector. Pero siempre fracaso.
  Hace unas semanas, mientras desmontaba la Navidad y recolocaba la normalidad, apareció un antiguo libro de Antonio Machado que había leído en mi época de instituto, Campos de Castilla. Y ojeando las antiguas notas al margen de aquel entonces, un chispazo en mi cerebro puso en marcha un posible propósito para el nuevo año, un reto absolutamente personal, que me espabilara y sacudiera de mi desidia de los últimos tiempos. Algo que me ilusionara y que no terminara convirtiéndose en una tarea más: intentaría redescubrir a aquellos clásicos con los que tanto había disfrutado y con los que he crecido, sin volver a leer lo que ya leí de ellos, si no rescatando alguna obra suya desconocida para mí.
   Lo primero es lo primero, así que cogí mi libreta literaria, el bolígrafo de las reseñas e hice una de las cosas que más me gustan y relajan, una lista. En ella, empecé a escribir los nombres de los escritores que quería recuperar, a los que echaba de menos, los que recordaba con cariño. Este ha sido el resultado:
  • Antonio Machado
  • García Lorca
  • Clarín
  • Galdós
  • García Márquez
  • Ana María Matute
  • Jane Austen
  • Dickens
  • Alejandro Dumas
  • Julio Verne
  • Italo Calvino
  • Zorrilla
  • Valle Inclán
  • Blasco Ibañez
  • Cervantes
  • Quevedo
  • Emilia Pardo Bazán

   Sé que me he dejado muchos en el tintero. Sé que tendré que volver de vez en cuando a aumentar esa lista. Sé que este reto irá despacio, porque no me da la vida para todo lo que se publica, afortunadamente. Pero ya está en marcha el segundo paso. Ya ha empezado el trabajo de investigación, tan emocionante como la propia lectura. Así que, deseadme suerte.
Por supuesto, me encantará recibir vuestras sugerencias.

sábado, 5 de enero de 2019

Y para terminar... más magia

La magia puede presentarse de muchas formas. Y esta noche es un un buen ejemplo. Guste o no, pese a quien pese, la Navidad está llena de magia si la dejamos. Sí, lo sé, también de otras cosas chungas, pero esas las llevamos siempre con nosotros y, en estos días, solemos sacarlas a relucir con más fuerza. 
   Yo he ido empapándome poquito a poco de esa magia, tanto por predisposición propia como por la compañía de Jeanette Winterson y sus Días de Navidad. Cuentos y recetas. Siguiendo sus instrucciones, he ido leyendo un relato cada día (bueno, a veces he hecho trampas y me ha sido imposible parar hasta el haber leído un par de ellos más). Sin ñoñeces, sin cascabeles ni petardos ruidosos, pero tampoco con rencores ni amarguras, la autora nos explica su punto de vista navideño y nos regala doce relatos deliciosos, diferentes, originales, inesperados y siempre, siempre agradables. 
   Como no se conforma con regalarnos historias, nos enseña recetas que son importantes para ella en estas fechas. Pero no lo hace solo con pesas y medidas: cucharadas exactas de esto y de lo otro, dl y gr por aquí y por allí. No, ella nos cuenta el porqué de esa receta, la historia que lleva detrás su elección y, como si nos lo explicara tomando un café, sentados a la mesa de la cocina, va contando los pasos que se siguen en su elaboración, los "truquis" que nos ayudarán a mejorarla y la cura que pueden suponer para el alma.
   Con un lenguaje elegante, sencillo, directo, y de forma muy honesta, sin alharacas, cuenta algunas de sus vivencias, de sus recuerdos, y eso hace que nos sintamos más cercanos a ella, que parezca que tenemos una chimenea cerca y una buena taza de té para acompañarlos, o de café, o de chocolate, lo que más os sugiera. 
   Esta noche es una noche especial: leche caliente que desaparece, camellos que trepan por los balcones, huellas reales en la alfombra, ojos brillantes, sonrisas nerviosas, regalos, papeles de colores y magia flotando por todas partes, una magia que se pega en todos los que vamos entrando en la habitación donde sus Majestades han estado minutos antes. Y con la misma sonrisa nerviosa de los más pequeños, echamos el cierre a las fiestas. Y con esa sensación mágica, cerré Días de Navidad, paladeando un poco más el buen sabor de boca de su lectura.


   Sed buenos, qué vienen los Reyes...

lunes, 24 de diciembre de 2018

Llegó Navidad

De repente sonó el timbre de la puerta. El riiiinnngggg rompió completamente el silencio de la casa. Yo aparté el libro de Jeanette Winterson, Días de Navidad, y mi madre, a medio vestir, se asomó por la barandilla de las escaleras para gritarme que abriera la puerta. Pero no hacía falta, el ruido subía desde la calle, enloquecido, excitado y cargado de churros con chocolate. Habían llegado los pequeños de la casa.
   En un pispás preparamos la mesa para dejarles desayunando entre risas, manchas y algún que otro grito nervioso. Los mayores teníamos que mover muebles, bajar cajas de la buhardilla, preparar el serrín y otros "avíos" y decidir si este año perdíamos todos los nervios poniendo un río con agua de verdad o de papel de aluminio. Mirando hacía la mesa del desayuno llena de niños con chocolate, decidimos correr a por el royo de papel Albal. Y se dio el pistoletazo de salida.
   Los caballetes estaban en su sitio, el mantel de papel de plata listo, las cajas abiertas y las figuritas desenvueltas. Solo había que empezar. Y empezamos. Tijeras por aquí, celo por allí, en aquel rincón una piña, en este un tronco y unas ramas de pino. Y al volver la cabeza, vi al mayor de los "pequeños" mirando sin ver el belén que se empezaba a armar. Y sentí un pellizco en el estómago; estaba creciendo. A su lado, otro de los pequeños empezaba a despistarse y a buscar mi móvil por todas partes para jugar a escondidas. Otro pellizco. La más pequeña no hacía otra cosa que desenvolver figuritas de barro y amontonarlas en el sofá, mientras su hermana mayor protestaba porque no la dejábamos hacer nada. Otro pellizco más. 
   Fue entonces cuando los mayores supimos que había llegado la hora del relevo, que el nacimiento tenía que ser cosa suya, quedase como quedase, que a nosotros no nos quedaba más que orientar, ayudar y responder a las preguntas de ¿quién es quién? en el belén. Así que cedimos la batuta al mayor de los pequeños para que fuera él quien montara el portal, la parte más importante del nacimiento, y se encargará de las luces, porque requieren de cierta responsabilidad. La segunda en el mando se ocuparía de la fuente de agua con circuito cerrado y sin peligro de fuga. Y el tercero en discordia, del río de plata, sus puentes y sus lavanderas. La más pequeña se ocupó de agrupar a las ovejas para que durmieran un rato, porque tenían que descansar para acompañar toda la noche a los pastores que van a ver al niño Jesús ("es que es su cumpleaños, ¿sabes tía?"). 
   Y entonces todos los pellizcos desaparecieron. Y se oyeron los villancicos de fondo, y empezó la sesión de fotos de rigor, y la abuela juntó las manos para soltar su frase navideña preferida ("¡Pero qué preciosidad. Este es mejor que el del año pasado!"). Y así empezamos otro ciclo de rituales familiares, de esos que tranquilizan el alma porque nos frena un poco el ritmo loco. Y al marcharnos a comer, el silencio y la calma volvieron a ocupar su lugar en la casa. La castañera se quedó al lado del camello, el herrero sustituyó a Melchor en el portal y el niño que toca la zambomba cruzaba el río por uno de sus puentes. El pescador lanzaba su caña justo al lado de la mula, como si esperase pescar una de las ovejas que descansaban hasta acompañar a los pastores a adorar al Niño.





domingo, 2 de diciembre de 2018

Una escapadita muy literaria

Si hay algo que me guste tanto como los libros, eso son los viajes. Viajar me abre la mente y me llena el alma. Vivo de otra manera, a otro ritmo y en otros lugares. Cambio mi espacio y me cambio yo. En esto, viajar es como leer. Por eso, cuando puedo combinar las dos cosas, la alegría no me cabe en el cuerpo.
   Cuando me enteré de que existía un hotel que encerraba miles de libros repartidos por todas partes, mi cabecita empezó a maquinar la forma de plantarme allí. Poder dormir rodeada de libros, desayunar o pasear entre ellos me producía un cosquilleo especial, me parecía un sueño. ¿Quién llevaba unas cuantas semanitas de órdago? Moi ¿Quién se sentía perdida, cansada y descolocada? Moi. Ergo... ¿Quién se merecía una escapadita de este tipo? Moi, moi y nadie más que moi.
   Dicho y hecho, le pedí a San Google que me guiará en la preparación del viaje y, como siempre, me ofreció en bandeja las miles de posibilidades que tenía para hacerlo realidad. Solo me quedaba embaucar a una de mis amigas, que tampoco hace ascos a estas cosas, y cerrar fechas.
   Así fue como una tarde un poco pasada por agua, después de un avión, un taxi y un autobús, me encontraba delante de la puerta del hotel The Literary Man, en Óbidos, un pueblo mágico abrazado por un antiquísima muralla que, primero, lo defendió de los invasores extranjeros, y ahora trata de protegerlo de las hordas de turistas que lo invadimos durante el día.
   Aunque lo de pasar un noche entre sus libros se escapaba a mis posibilidades, allí estábamos mi amiga y yo delante de la puerta del hotel, dispuestas a tomarnos, al menos, una café, para entrar en calor y para poder poner los pies en él; menos da una piedra.
   La amabilidad y el ambiente acogedor nos recibieron desde el momento en que nos acercamos a la recepción. La persona que nos atendió demostró una paciencia infinita con aquellas dos locas que deambulaban por los pasillos, mirando a todas partes con una risita floja en la cara. Ella nos acompañó amablemente al café, tomó nota de lo que queríamos y nos dejó disfrutar de una tranquilidad y de una paz que ya no recordaba. Pocas veces un café me supo tan bueno. Después, con la misma paciencia y amabilidad, permitió a esas dos emocionadas turistas, recorrer sus pasillos, visitar el comedor principal, entrar en una de las habitaciones y hacerse fotos entre sus libros. La palabra "encantadora" se queda corta.
   Pero Óbidos me reservaba más sorpresas. No se conformaba con ofrecer el alojamiento perfecto a los locos por los libros, también guardaba un lugar "sagrado" donde poder cogerlos, ojearlos, olerlos y comprarlos. La antigua iglesia de Sao Tiago, había cedido su espacio a los libros, para que siguiéramos alimentando el espíritu los que entrábamos allí. En esta ahora librería, el silencio y el respeto seguían siendo los mismos, solo había cambiado el objeto de adoración.
   Allí dentro, recorrí con la yema de los dedos todo lo que pude. Volví y revolví los pequeños montones de obras de todo tipo que llenaban las estanterías, desde la puerta hasta el altar; me atreví a elegir un libro en portugués viendo que, con menos vergüenza que maña; iba traduciendo y entresacando la historia de aquellos antiguos navegantes portugueses que recorrieron el mundo; y me senté, agradecida, a digerir y a disfrutar en calma el momento.
   Como no hay dos sin tres, a los pocos días de andorrear muralla arriba y calles abajo, la magia de Óbidos había enlazado una frutería ecológica con una librería encantada, a la que se podía pasar tan solo atravesando una tenue línea en el suelo, y que guardaba en sus paredes libros de muchos idiomas diferentes; en sus espacios, sillas acogedoras donde saborear un poco de lo que se podía conseguir; y en su personal, como era habitual, amabilidad y una sonrisa.
   Como en un cuento de hadas, al salir por la puerta de la librería, nos dimos de bruces con un bar en el que una estupenda plataforma de madera nos pedía a gritos que nos tomásemos una rica cerveza en su terraza. ¿Pero si está empezando a marcharse el sol? Le dijimos. Sin embargo, nunca he sido yo persona de luchar inútilmente, y menos cuando la derrota estaba tan buena. Así que nos rendimos enseguida y disfrutamos de dejar a nuestra espalda un novelesco hotel y dos librerías encantadas. 

domingo, 25 de noviembre de 2018

Y en el entretanto...

Como todo el mundo sabe, el tiempo vuela y, creo que en mi caso, a la velocidad de la luz. Así que mientras consigo atrapar el suficiente para reorganizar mis lecturas y mis entradas, os hablaré de las visitas que he recibido y, así, "en el entretanto", intento que no os olvidéis de mí.
   
La primera de estas visitas fue la de Leo Mazzola para informarme de la publicación de su última novela Sueños de luna. Leo ya me había visitado en otras ocasiones, y como entonces, le aseguré que os hablaría de su novela y también le rogué paciencia dados mis enredos diarios y mis "corre-que-te-corres" habituales, lo que me concedió amablemente, como siempre.
   Sueños de luna se presentaba como un "trepidante y apasionado thriller romántico". Y esta era su sinopsis:
¿Alguna vez has soñado con una persona desconocida? ¿Has sentido la imperiosa necesidad de buscarla?
Sergio, un hombre que ha sufrido un trágico suceso familiar, y Alba, una mujer cautiva de un doloroso desengaño sentimental, se conocen surgiendo entre ellos una fuerte atracción. Pero él aún no es libre; Luna, una mujer desconocida que aparece con insistencia en los sueños de Sergio y la actitud de él de encontrarla a toda costa, impiden que Alba pueda entregarle todo su amor.
Será en Egipto, a orillas del Nilo, donde Alba y Sergio descubrirán quién es y qué se esconde tras la enigmática mujer del sueño, una revelación sorprendente que jamás habrían podido imaginar.
Bueno... El Nilo, Egipto y un gran misterio. ¿Qué más se puede pedir?
Aquí tenéis todos los datos:
   Amazón: (en ebook y en papel): https://amzn.to/2wNvrET.
   leo_mazzola@outlook.es
   www.leomazzola.com
   www.facebook.com/leo.mazzola.96
   @LeoMazzolaE

Poco después, otro amable y comprensible escritor llamó también a mi puerta con su última novela bajo el brazo. También él me había hecho el honor de visitarme otras veces y, como otras veces, demostró una paciencia infinita con mis "retrasos" blogueros. 
   Juan Pedro Delgado Espada tiene ya en las librerías su última novela para lectores de 12 y 13 años (y algunos un poco más creciditos que las disfrutamos igual). Mosquetero del Rey nos cuenta la historia del conde de Dubois en la Francia de Luis XIV:
“Y ahora narraré mis vivencias fascinantes en un tiempo en el que protegí a un rey, formé un cuerpo de mosqueteros valientes, me batí en duelos, luché con gran riesgo de mi vida, hice varios amigos y algunos enemigos poderosos, sufrí en el corazón y en el alma, me compadecí, amé, quise volverme loco y en el momento menos esperado tomé la decisión más dolorosa de mi vida.”
¡A quién le entusiasme una buena historia de espadachines, que levante la mano! No hace mucho, informaba en Facebook de que su novela ya se podía conseguir en varias librerías de Sevilla. Además, me consta que también se encuentra en Amazon. Así que, a por ella.

Y en el "entretanto", buenas lecturas a todos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...