domingo, 21 de septiembre de 2014

Otoño

No podemos negar la realidad. Por mucho que queramos retrasar las cosas, la naturaleza sigue su curso. A mí me hubiera gustado alargar el verano un poco más, ampliar los atardeceres y las horas de luz, mantener los balcones abiertos durante toda la noche y los baños a la luz de la luna. Pero la tierra sigue girando, las hojas empiezan a caer y el otoño protesta para que le dejen entrar.
En estos casos, lo mejor es buscar las ventajas del cambio, la parte positiva, los pequeños placeres que trae la nueva estación.
   A partir de ahora, mis paseos por el jardín estarán teñidos de miles de colores diferentes, del verde al rojo, pasando por naranjas y amarillos. Mis lecturas mañaneras estarán acompañadas de una pequeña manta, suave y ligera, y de un olor a aire frío y húmedo. Me tomaré una buena taza de té calentito cuando me siente a leer alguna que otra tarde que, por ser pocas, sabrán mejor. Habrá algún que otro chaparrón que limpiará el ambiente y me permitirá refugiarme en algún pequeño café donde leer ese libro que siempre llevo en el bolso.
   El otoño trae consigo muchas cosas agradables. El peso de la colcha sobre los hombros mientras leo por las noches antes de dormirme, las lecturas al sol de media tarde que ya no derrite y el tacto de esa rebeca que apenas pude estrenar la temporada pasada porque la compré poco antes de que nos invadiera el calor.
   Todas estas sensaciones necesitan de unas lecturas especiales. No me sirve cualquier cosa. Ahora dejaré apartadas las novelas de viajes o de aventuras, también las históricas y las policíacas. De momento, solo de momento, como homenaje al otoño, elegiré novela británica, costumbrista, para tomar el té y dar largos paseos por la campiña. Volveré a releer pasajes de La Regenta para ir al teatro o visitar la catedral. Es muy posible que eche mano de alguna novela romántica, pero nada pasteloso, tipo Jane Eyre, en la que haya pasión y crítica social a partes iguales y, posiblemente, caerá también algún que otro poema de Machado sobre los Campos de Castilla, llenos de nostalgia y de colores ocre. Después de esto, volveré a leer todo lo que se cruce en mi camino.
    Creo que es una buena forma de empezar el otoño, pero estoy segura de que cada uno de nosotros tendremos la nuestra. ¿Verdad?

32 comentarios:

  1. El otoño es la estación que mas me gusta, pero leyéndote me esta apeteciendo muuucho mas, que cantidad de sensaciones agradables ... un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kabu. Vamos a intentar disfrutarla todo lo posible. Abrazos.

      Eliminar
  2. ¡Qué entrada más bonita! A mí también me gusta el otoño. La verdad es que no sé cuáles van a ser mis lecturas, pero lo que me gusta mucho es una novela gótica tomando un buen chocolate, o en su defecto, un colacao calentito. Tengo un montón de libros en la estantería, de todo un poco, pero ahora que sigo con Drácula, creo que es una buena estación para darle un buen mordisco al libro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay!, Lady... ¡Qué idea me has dado! Ummmm, un buen chocolate :D. Ánimo con ese Drácula. Abrazos.

      Eliminar
  3. Yo creo que al final algunos años agradecemos su llegada aunque no sea nuestra época favorita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces se agradece, pero reconozco que yo lo agradezco muy pocas. ^^ Abrazos.

      Eliminar
  4. Ay, Marisa, yo lo siento pero no hubiera querido que el verano se alargara. Por aquí es muy duro, demasiado calor. Me da fatiga. Adoro las estaciones intermedias, otoño y primavera, tan llena de colores y matices ambas. Lo malo es que aquí ambas estaciones duran un suspiro, pasamos del verano al invierno casi sin transición. No tengo lecturas por época ni estación del año, aunque es verdad que en verano me resulta más difícil cierto tipo de lecturas porque el calor no me deja concentrarme como quisiera. Fuera de eso, leer y leer. Ahora llevo seis días, ¡seis! sin leer nada, y me siento rarísima, como si no fuera yo :(

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que superas en seguida esos 6 días y te pones como una loca a devorar libros ;D. Entiendo que "por allí" necesitéis algo de frescor, pero si no fuera por lo bonito que está mi pueblo en otoño, no tendría más que sensación de nostalgia. Pero trato de superarlo lo mejor posible :D. Abrazos.

      Eliminar
  5. Marisa, tu entrada es preciosa y realmente evocadora, pero no me vas a convencer y es que el otoño me resulta realmente triste, me impregna de una añoranza tremenda contra la que me siento incapaz de luchar. Pero bueno... hay que avanzar. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otoño puede producir esa sensación, pero tendremos que tratar de hacerle frente de la mejor forma posible, ¿no? Ánimo, Manuela. Abrazos.

      Eliminar
  6. A mí me encanta el verano y por eso me da un poco de pena que llegue el otoño pero desde luego las sensaciones y los colores de esta estación me encantan, sobre todo en el mes de octubre
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta octubre. Lo disfrutaremos todo lo que podeamos ;D. Abrazos Tatty.

      Eliminar
  7. A mí también me hubiera gustado un poquito más de verano, pero bueno, sofá, manta y novela no están nada mal.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ay y yo que adoro el otoño!!! Me encanta! Mi estación favorita...
    Y coincidido plenamente contigo en cuanto a gustos otoñales
    Besos

    ResponderEliminar
  9. A mí me gusta mucho el otoño así que, aunque echaré de menos el verano y su permiso para ser perezoso, me alegraré de ver las hojas caer... Y coincidimos en gustos literarios para esta estación, que estarán acompañados por sus pertinentes tacitas de té. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, por supuesto, todo acompañado de un buen té, jejeje. Abrazos.

      Eliminar
  10. El otoño es mi época del año favorita, con sus colores, su olor los vientos...
    Me encanta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me da un poco de morriña, lo reconozco, pero intento sacarle partido. Abrazos.

      Eliminar
  11. Mi estación favorita!! Y qué preciosidad de entrada.Muy sensorial. Un placer.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen. Disfruta de esta estación. Abrazos.

      Eliminar
  12. Yo estaba deseando que llegara, no me gusta nada el verano, así que el otoño e invierno son las estaciones que más disfruto. Y las lecturas...sí que me influyen las estaciones para elegir unas u otras. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio, sí que necesito cambiar de tercio en las lecturas; luego, poco a poco, empiezo a leer de todo. Pues nada Meg, a disfrutar de la estación entonces. Abrazos.

      Eliminar
  13. A mi me encanta el otoño y es que el calor lo llevo bastante mal, la idea de la manta y el té, los colores, es que me vuelve loca!! Me gusta tu plan de lecturas, yo en verano voy alternando pero este pasado ha sido muy de evasión. A disfrutar de lo que vaya tocando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, a disfrutar de todo lo que se nos cruce por delante: mantas, tés, libros... Abrazos.

      Eliminar
  14. Marisa que preciosidad de entrada, me has hecho entrar de pleno en mi estación favorita. Adoro hacer todas las cosas que evocas en tu entrada y al igual que a ti, esta época del año me empuja irremediablemente hacia cierto tipo de lectura. Para mi añadiré a tu lista alguna novela de Elizabeth Gaskell.
    Como me ha gustado que entre tus lecturas se hayan colado los Campos de Castilla de Machado. Nada como esos versos para honrar la quietud y el color del otoño.
    Un abrazo Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marie por incluir a Gaskell, y me alegra que te gusten los Campos de Castilla; nos daremos un paseo por ellos, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  15. Me gusta mucho esta entrada, Marisa. El otoño es una estación que también tiene sus encantos. Creo que cada una de las cuatro nos ofrece algo para disfrutar de ellas. Lo peor de la entrada en el otoño, el cambio de hora, que lo llevo fatal durante unos días. Dices que alargarías un poco el verano, yo lo dejaría marchar tal y como se vino pues por nuestra tierra no es que se portara muy bien que digamos: fue totalmente atípico. Un abrazo, Paco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también llevo fatal el cambio de hora, me sientaaaa brrrrrrrrrrrrr, cómo me sienta :(. Siento que el verano haya sido malo por tu tierra y espero que el otoño traiga mejores momentos. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Evocador, como los colores del otoño que tanto me fascinan ;-)
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Zazou. Todo se llena de una nostalgia especial, ^_^. Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...