miércoles, 16 de octubre de 2013

"Anima mundi": la angustia hecha novela

Anima mundi, Susanna Tamaro.
Con esta novela me ha pasado una cosa muy extraña que no me había pasado hasta ahora: no me he dado cuenta de que ya la había leído hasta que no iba por la mitad del libro. De traca, vaya.
   ¿Por qué? Pues, sinceramente, porque creo que mi subconsciente necesitaba olvidarla: en ella se describe la angustia total. La novela nos presenta los sentimientos de un hombre de mediana edad que recuerda su infancia y juventud, sus comienzos en Roma, lejos de su casa y su huida posterior del ambiente en el que se encontraba. Y digo "los sentimientos" porque es exactamente eso lo único que hay en todo el libro; la historia que se nos cuenta es la excusa de la autora para hablarnos de estados de ánimo, situaciones del alma, pensamientos y sentimientos de varios personajes que se cruzan en la vida del protagonista.
   Yo ya conocía a esta autora. Había leído hace mucho tiempo Donde el corazón te lleve y la disfruté muchísimo, me encantó el tema, la dulzura con la que estaba tratado todo, la elegancia de su lenguaje, en fin, fue una novela tierna que me emocionó. Posiblemente esperaba algo parecido en esta novela, quizás no tan emotivo pero sí algo menos angustioso. Porque eso es lo que he percibido a lo largo de toda la historia: angustia, angustia y desesperanza.
   La novela se divide en tres partes, cada una relacionada con un elemento de la naturaleza: fuego, tierra y viento. Cada uno de esos elementos se corresponde a su vez con un estado de ánimo del protagonista. El principio del libro es atormentado y lúgubre. El protagonista (que nos va contando su historia) se presenta amargado y resentido, marcado por la falta de cariño en su vida, ya desde la infancia: "Crecí en medio del terror". Eso lo dice todo. Su adolescencia era furia y destrucción, como el fuego.
   Siento decíroslo, pero esto no mejora, al menos para Walter, el protagonista. La desazón, la sensación triste y demoledora que lo envuelve en los primeros capítulos durará a lo largo de todo el libro. Incluso, en los momentos en los que consigue alguna victoria, algún momento de aliento, después cae más hondo y más fuerte. El ambiente que nos describe en torno a los intelectuales de moda, al mundo de la televisión y del cine está lleno de hipocresía, de trepas, de cambios de chaqueta. El amor le da un poco de calma durante unos días, pero su pérdida le devuelve a la desesperación.
   ¿Hay algo bueno en esta novela? Me preguntaréis. Pues lo hay. ¿Es una buena idea leerla "a pelo" o es necesario primero darse un buen chute de cariño, confianza y alegría espiritual? Pues posiblemente.

   Para mí ha sido duro. Lo reconozco. Ha habido momentos en los que he estado a punto de tirar la toalla, pero la maestría de esta mujer al escribir, al utilizar el lenguaje con la precisión de un cirujano cuando opera, me enganchó, hizo que sintiera esa angustia y desesperación, que necesitara llegar al final para saber si había sido capaz de superar las distintas bombas de relojería que le plantaba la vida, para saber si era capaz de quitarse de encima el lastre de su familia y de las circunstancias en las que creció. Sí, sí y no es masoquismo, os lo aseguro, no aguanto nada el dolor, ni pizca. La cabeza se me llenaba de preguntas ¿De verdad estamos tan condicionados por nuestro entorno como para no poder controlar nuestro destino? ¿El protagonista hubiera sido diferente si hubiera recibido cariño, caricias, besos?
   No puedo recomendar esta novela y no puedo dejar de recomendarla, porque es un estudio filosófico del alma como he visto en pocas ocasiones. Eso sí, es solo para espíritus fuertes, con carácter resistente, con un estado de ánimo alto y con ganas de profundizar en la naturaleza humana. Si os decidís a leerla, poneos cerca un "copazo" de lo que más os guste y os relaje, nada de café o coca-cola con cafeína. Casi mejor unos bombones, que dicen que el chocolate sube la moral. Y luego me contáis qué tal. ¿De acuerdo? Os espero.

7 comentarios:

  1. Esta autora no me termina de llamar. ya leí uno de sus libros y me decepcionó mucho. Ahora tengo pendiente "Luisito". A ver qué tal. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me gustaba mucho y creo q es una gran escritora, pero demasiado lúgubre. Parece mentira, tan menudita como es. En fin, t deseo suerte con "Luisito". Buscaré tu opinión. Abrazos.

      Eliminar
  2. Hola.
    He conocido tu blog gracias al de Seri ( de al borde de la realidad). Me quedo por aquí. Te invito a que vistes el mio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Holaaaa!!! Yo he venido por medio de Ana Blasfuemia. :) También me quedo y si te apetece pasarte por mi cofre, eres muy bienvenida! En cuanto a este libro, no me animo ya que Donde el corazón te lleve no me gustó nada. Puede que lo leyese con muchas expectativas pero lo cierto es que, aunque estaba muy bien escrito y el estilo era como bien dices muy elegante, la historia en sí no me acabó de llegar ni conecté nada con las protagonistas. Así que no me llevo Anima Mundi, que aparte no tengo el cuerpo para angustias.... Besotes!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haces muy bien porque, como habrás visto, aconsejo un "copazo" para digerirla. Pues nada, me paso por tu cofre enseguidita y por aquí nos leemos, ¿vale? Abrazos.

      Eliminar
  4. Hola he llegado aquí por casualidad y ya me quedo. También te invito a que pases por el mío, y si te gusta te quedes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...