domingo, 11 de agosto de 2019

Antes de tiempo

Es la primera vez que me pasa que tengo unas ganas locas de contar lo que pienso sobre un libro antes de haber terminado de leerlo, y en un momento en el que soy incapaz de transmitir lo que siento cuando leo. Llevo tanto tiempo sin escribir en el blog que ha empezado a convertírseme en extraño. Cada intento que hacía por contar la última lectura era todo un reto, y no porque no sintiera nada al leer, sino por incapacidad. Y de repente, Herbert George Jenkis y su Patricia Brent, solterona me desatan esas ganas. Y aquí estoy.
   No sé todavía cómo será el final, pero estoy casi segura de que no me defraudará. Su sentido del humor, irónico y absolutamente flemático me tiene encandilada. Su habilidad para retratar los "pecados" sociales de principios del siglo XX me parecen magistrales. La facilidad con la que teje una trama de enredo que mezcla todo tipo de personajes interesantes creo que es admirable. Y todo esto desde el punto de vista de un hombre, consciente de la situación social de la mujer de su época, que, sin embargo, no puede evitar que se le escape algún pensamiento "pelín" machista si lo juzgamos desde nuestra perspectiva, pero que es absolutamente lógico y coherente con el momento en el que vive. Esto es algo que muchos deberían tener en cuenta a la hora de "crucificar" una novela escrita en otro siglo.

   Por eso estoy disfrutando tanto de este libro, porque es real y porque me enseña, de primera mano, todo lo que tenía que soportar una mujer que quisiera ser independiente y dueña de su propia vida. Y me lo enseña desde la perspectiva masculina y de una forma tan divertida, sin dramas, sin histerias, pero a la vez en toda su injusticia, sin dejarse nada en el tintero. Además, inconscientemente por supuesto, H. G. Jenkins se retrata a sí mismo a través de sus valoraciones y la descripción de los personajes. ¡Y qué personajes! No sabéis cuánto estoy disfrutando con ellos.
   En la pensión donde vive Patricia, la protagonista, están las auténticas "solteronas de nacimiento", como diría Gila, que estaban decididas a ser las defensoras y protectoras de su "estirpe"; los caballeros venidos a menos cuyo consuelo es tirarle los tejos a jóvenes como Patricia y alardear de antiguas "glorias" y hazañas; o las viudas respetables que se autoproclaman veladoras de la moral de la comunidad. Es todo un abanico de prototipos de aquella sociedad bastante hipócrita y fingida, que vivía de aparentar y del qué dirán. ¡Bueno!, algo que también existe ahora, solo que lo llamamos "postureo", pero no deja de ser hipocresía.
   En fin, que Patricia me tiene en vilo por ver la forma en que conseguirá salir del embrollo en el que se ha metido. Por cómo marchan las cosas, puedo imaginármelo, pero en realidad eso no es lo importante, lo importante es ver con qué frases ingeniosas, con qué toques de humor lo va a resolver el autor; lo que de verdad quiero es seguir enganchada a esta delicia de "manera de contar" tan elegante, divertida y sencilla de H.G. Jenkis.

5 comentarios:

  1. Conozco esa sensación, de cuando ya ves la reseña y no has terminado pero tienes muchas ganas de contarlo para que todo el mundo lo lea y disfrute como tú. Bueno, tendrás que hacernos luego segunda parte de la reseña, vaya a ser que lo estropee con el final, pero no lo creo, todo apunta a que va a redondear. Una cosa tengo que decir, yo también he hecho el apunte en alguna ocasión respecto a considerar machista y rebelarse contra novelas escritas en otro tiempo y condenarlas pero la verdad es que ya me he cansado y quien no quiera entenderlo que no lo entienda, ellos se lo pierden. Pasa lo mismo con muchas obras del cine clásico, tan maravilloso como es.
    Bien, dicho esto pues me ha recordado a eso, a esas películas que tanto me gustan de Wilder así que lo tenía ya apuntado pero ahora con más ganas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Habrá quien encuentre hasta ofensivo el título de la novela. Los hay con la piel muy fina. Lo mejor del verano es poder engancharse a una novela que nos apasione y que sea larga para aprovechar muchos ratos de ocio. Feliz verano

    ResponderEliminar
  3. Me encantó muy fuerte "Patricia Brent", me reí muchísimo y me pareció una novela encantadora. Es cierto que también nos ofrece una visión muy realista de la sociedad de su tiempo, como tú bien apuntas. Y no te preocupes nada por el blog, ya verás como una lectura estupenda (como esta que hoy nos enseñas) te desbloquea y sigues contándonos cosas. Un besote grande.

    ResponderEliminar
  4. Dices algo muy atinado y que debería ser obvio, aunque parece que para muchos no lo es: que no se puede valorar el pasado con los parámetros del presente, y criticar actitudes y maneras sin tener en cuenta su contexto histórico y social.

    Por otro lado, el libro me ha interesado mucho, así que queda anotado en mi lista. Gracias, y me alegro del entusiasmo que te ha traído esta lectura.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Qué maravilla cuando sientes eso con un libro, esa necesidad de contar cuánto te está gustando.
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...