miércoles, 27 de noviembre de 2013

Anoche soñé con Manderley

Así es como empieza esta historia: "Anoche soñé que había vuelto a Manderley". Esta frase ha sido, durante mucho tiempo, una de las frases más famosas de la historia del cine. La película Rebeca, dirigida por Alfred Hitchcock en 1940, fue una de las películas más impactantes del momento y su ama de llaves, uno de los personajes cinematográficos más siniestros. Anoche, yo no soñé con Manderley, pero, después de ver la película, sí soñé muchas veces con Mrs. Danvers.
   Nadie como Hitchcock podía plasmar mejor el misterio, el miedo y la angustia que la protagonista siente desde que pone los pies en Manderley: el misterio que envuelve todo lo relacionado con la anterior señora de Winter, Rebeca, el miedo que le provoca la mirada petrificadora del ama de llaves y la angustia por no estar a la altura de aquella mansión y de la anterior dueña de la casa, a la que todos parecían adorar (tanto en el libro como en la película, no se nos dice el nombre de la protagonista, mientras que el de Rebeca aparece constantemente). Nadie como Hitchcock para hacernos sentir escalofríos ante un balcón que se abre de repente por un golpe de aire, mientras el ama de llaves nos petrifica con la mirada desde el otro extremo de la habitación. Más de una vez sentimos un repelús en la nuca cuando la vemos caminar, toda vestida de negro, por los pasillos de la casa o aparecer de repente tras una puerta. Nadie como Hitchcock para conseguir que Joan Fontaine mantenga una constante cara de angustia e indefensión. Cuenta la leyenda que el director permitió que Vivien Leigh, entonces casada con Laurence Olivier, estuviera permanentemente en los rodajes, haciéndole la vida imposible con sus celos a la actriz protagonista, para conseguir que esta no perdiera ni un momento su cara de pena. Sea como  fuere, sí es cierto que muchos de nosotros sentimos la necesidad de abrazarla, al verla tan desvalida.
   Y es que todo en esta película me resulta perfecto: la magnífica fotografía en blanco y negro, la sublime dirección del rey del suspense, la excelente interpretación de los actores. Me parece una digna representante de una época dorada del cine donde todo parece aparentemente muy sencillo, pero está lleno de elegancia, de clase, de cuidado en los detalles.
   ¿Y el libro? El libro ha estado en los estantes de mi casa desde la noche de los tiempos, manoseado y casi desencuadernado por mi madre de las veces que lo había leído. Sin embargo yo, que vi la película por primera vez siendo todavía adolescente, nunca fui capaz de leer la novela, temiendo no poder deshacerme de la imagen de los protagonistas y temiendo también que me defraudara. Tanto me había gustado este film, que estaba casi segura de que la novela no llegaría a su nivel. 
   Es curiosa la relación entre un libro y su película. Hace muy poco que Lady Aliena escribía sobre esto en su blog Páginas y secretos: "Literatura vs cine", y nos hablaba de la influencia de una sobre el otro y viceversa. Fue entonces cuando decidí enfrentarme a esta novela de una vez por todas, justo después de volver a ver la película, sentada tranquilamente en el sofá de mi casa, armada con papel y lápiz para anotar, lo confieso, todos los fallos que pudiera encontrar.
   Solo puedo decir que, por primera vez en mi vida, las imágenes del cine no me estropearon para nada lo descrito en la novela, porque Hitchcock consiguió ser fiel a las partes más importantes de la historia, a los diálogos más inquietantes, a las escenas más misteriosas. La definición que la autora, Daphne Du Maurier, hace en su novela de algunos de los personajes parece haberla hecho después de conocer a los actores, especialmente el ama de llaves, uno de los personajes que pasarán a la historia del cine, sin ninguna duda. Me pregunto si aquella actriz pudo interpretar algún otro papel después de este. 
   Aunque lógicamente la película no refleja todo lo que pasa en el libro, sí es una de las adaptaciones más fieles que he visto. Sin embargo hay diferencias, pero no os las voy a contar. Estas diferencias son, precisamente, las que hacen que merezca la pena leer la novela. ¿El orden que hay que seguir en este caso? Es lo de menos, estoy segura de que, de cualquier forma,  os atrapará. Y si me equivoco, aquí os espero para que me saquéis de  mi error.

24 comentarios:

  1. Muy cierto. Estoy contigo en que es una de las mejores adaptaciones. De hecho, de Hitchcok es la que más me gusta y eso es mucho decir. En cuanto a la novela, desde mi punto de vista es uno de esos libros que hay que leer al menos una vez en la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señora. Tanto una como el otro deberían ser obligatorios. ¡Uys! Quizás me haya pasado un poco, la pasión ;).

      Eliminar
  2. Me suena muchísimo la peli, pero me resisto con Hitchcock. A ver si me decido. Probaré a leer el libro primero. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y anímate también con Hitchcock; la película es una maravilla. Abrazos.

      Eliminar
  3. Leí otras reseñas que decían que el libro no era tan bueno como la peli, que resultaba más aburrido. Qué cabrita la Leigh, pobre actriz, a mí esas cosas no me van, no creo en el "todo vale". Todos le tenemos mucha manía a la Danvers.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, he sido incapaz de evadirme de la película a la hora de leer el libro, quizás por eso le he sacado tanto gusto. Sobre la Leigh, vete tú a saber si la leyenda es cierta o no. De todas formas, con el genio que se gastaba, no me extrañaría ;). Abrazos.

      Eliminar
  4. ¡Qué peliculón! Es otro de mis clásicos favoritos; de hecho, creo que es el único caso (al menos que ahora recuerde) en que prefiero la película al libro. Creo que las diferencias entre uno y otro son bastante importantes, porque podemos empatizar más o menos con los personajes según escojamos el film o la novela. De todas formas, son muy recomendables ambos. Y qué manera de iniciar una obra, eso de "anoche soñé que volvía a Manderley" hay quedado como una de las frases más conocidas del cine (y la literatura). Creo que siempre nos preguntaremos cuál era el nombre de la segunda señora de Winter.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi caso más cercano sobre el libro es mi madre y te puedo asegurar que lo adora. Pero cada cual es un mundo. Ahora bien, la película es, para mí, una obra maestra. Y esa institutriz, ¡Dios mío! Cómo impresionaba. Abrazos.

      Eliminar
  5. Imprescindibles libro y película !!! Hace años que disfrute de ambos pero me ha picado el gusanillo de volver a ver la película, releer el libro no porque tengo mucho pendiente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, nada, a ver la peli. Eso siempre es bueno ;). Abrazos.

      Eliminar
  6. Ayyyyyyyyyyy esa novela ha sido una de mis favoritas durante muchos años y creo que lo sigue siendo, sin embargo la peli no me suena haberla visto. Tengo la misma edición que aparece en la foto y lo he leíd unas cinco o seis veces, ahora lo tengo prohibidisimo, el medico no me deja enfocar la vista en una letra tan pequeña... Buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues entonces tendrás que disfrutar de la historia mediante la película. Hazte con ella porque es una joyita. Ya me contarás. Abrazos.

      Eliminar
  7. El libro lo leí hace unos años y me gustó mucho. Creo que la película no la había visto o fue hace tanto tiempo que no la recordaba y de ahí que la novela me resultase tan entretenida y consiguiese engancharme desde el principio
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te aconsejo que la veas, y luego me cuentas qué te ha parecido. Abrazos.

      Eliminar
  8. Pero pero pero pero... ese es el libro que está en mi casa ¿no serás mi hermana? :D

    Qué recuerdos.. y qué libro!! (y la película, un clásico que ni se cuestiona porqué lo es)

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, tu hermana no creo porque te recordaría, jajaja, pero sí un alma gemela. Como ves he añadido post-it al deterioro hecho por el uso (porque, ¡anda que no tiene años). Y la peli; no me canso nunca de verla. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Adoro la novela y me encanta la película. La de veces que le habré visto... El encanto del blanco y negro, los estupendos actores y esa historia que tanto recuerda a la imprescindible Jane Eyre...
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que el final es muy de Jane Eyre. Creo que es uno de los clásicos imprescindibles, tanto del cine como de la literatura. Abrazos.

      Eliminar
  11. No soy mucho de leer cosas de miedo, no se si me animaré, con la peli tal vez que tengo una amiga que siempre me da la tabarra con ella
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, si no es de miedo. Es una historia de amor con tensión y suspense. El único miedo lo da el personaje del ama de llaves, pero nada que no se pueda soportar ;). Anímate. Abrazos.

      Eliminar
  12. La novela la tengo pendiente, y no creo que tenga problemas, ya que en mi caso es que hce tanto que la vi que hay detalles que no recuerdo bien. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Meg. Entonces seguro que la vas a disfrutar más. Abrazos.

      Eliminar
  13. Ni la he visto ni he leído el libro, y ahora nosé que será mejor ¿veo la peli primero o leo el libro? Lo malo es que el libro tendría que esperar un poquito más con los que se me van acumulando...
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, no lo dudes, ve la peli y luego me cuentas ;-). Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...