domingo, 22 de noviembre de 2015

Buscadme a mí también

Hay libros a los que tengo un cariño especial, no porque sean una gran obra de la literatura, sino porque me han hecho disfrutar justo en ese momento en que más lo necesitaba. Son libros que me han entretenido, me han acompañado, me han hecho imaginar, conectar con los protagonistas. Búscame donde nacen los dragos ha sido así y me ha dejado un buen sabor después de abandonar varias lecturas que me encogían el corazón.
   La sinopsis de su contraportada ya me llamaba a gritos desde la mesita camilla del balcón de mis padres. Los primeros párrafos que leí a hurtadillas, mientras preparábamos la mesa para la comida familiar del sábado, ya me decidieron completamente. Emma Lira había escrito una novela sobre mis sueños, ¡qué increíble!
   Marina podía ser yo, perfectamente. Salvando el hecho de que ella huía de una ruptura sentimental (y yo solo huiría, sin más), su decisión de irse lejos, de marcharse a un lugar donde nadie conociera su equipaje de años era casi un calco de lo que tantas veces yo hubiera querido hacer. Ella fue más valiente. Y muy lista: eligió Canarias para romper, para desconectar, para pensar. Yo también lo habría hecho, que conste.
   Marina se marcha a casa de unos viejos amigos, a Tenerife, en un pequeño complejo turístico de cabañas junto al mar en donde, casualmente, encontraron hace años restos guanches: una calavera que dará la vuelta a la vida de nuestra protagonista como si fuera un calcetín. ¡Oh! ¡Qué maravilla! ¡Un yacimiento arqueológico! ¿Qué más podía pedir?. Pues romance, ¡claro!, y misterio, por supuesto, y la historia de unos restos encontrados hace cuarenta y cinco años, que van tomando vida y construyendo una historia que había sido leyenda y que trastoca la de todos los que tienen que ver con ellos.

   La autora usa un lenguaje sencillo, ligero, cercano y muy efectivo para contar los acontecimientos, "el hilo conductor" que llaman. La forma más poética, más rica y más plástica, la reserva para que la protagonista nos hable de sus sentimientos, sus emociones y lo que le ronda por la cabeza y el corazón. Ella será la que nos cuente todo lo que sucede, la que analice lo que pasa, la que nos presente al resto de protagonistas. Además, en su forma de contar no hay esos recursos tan de moda que se cargan la gramática, al contrario, su lenguaje actual es perfectamente compatible con una buena estructura gramatical. La sensación nada más abrir el libro de que me esperaba algo bueno no desapareció en ningún momento. Disfrutar solamente leyendo las primeras líneas, como si se creara un ambiente especial entre la historia y yo, es una de esas cosas que más me gustan de la lectura. Si además continua hasta el final del libro, el disfrute es completo.
   Por eso mismo, aunque el final me ha parecido "pelín" peliculero, de "bombo y platillos", de "barras y estrellas", de ponerse en pie con la mano en el pecho, me ha dado absolutamente igual; he estado tan metida en la historia, tan implicada con los personajes que he sido una más, he viajado como ellos, he investigado como ellos (¡Como no!: restos arqueológicos, antiguas leyendas, Historia con mayúsculas...). Un gozo total.
En resumen, la novela ha sido pura diversión, todo tipo de emociones, disfrutar de principio a fin, uno de esos libros que recuerdas con cariño y que puso tiritas cuando y donde hacían falta. Un libro "curandero", como Tigedit.

20 comentarios:

  1. Parece una buena opción. Te he visto muy entusiasmada en tu reseña. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí lo ha sido, y muy entretenida. De esas historias que te hacen disfrutar. Abrazos.

      Eliminar
  2. Me encantan estos libros que curan, que llegan en el momento justo en el que los necesitas. A mí en concreto no me llama la atención pero entiendo lo que te ha pasado con él. Lo de huir de todo y volver a empezar atrae y da miedo a partes iguales.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien lo has explicado! Esa mezcla es tan... tan... Abrazos.

      Eliminar
  3. Muy buena reseña, me encanta cuando consigues transmitirnos tan bien lo que un libro ha hecho por ti
    besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me ha encantado tu reseña, hasta me han entrado ganas de ponerme con él esta misma noche. Tendré que buscarlo en el catálogo, a ver si hay suerte y lo tienen en la biblioteca de mi barrio.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias Reich. Si lo consigues, ya me contarás qué te ha parecido a ti. Abrazos.

      Eliminar
  5. Pues entonces me lo apunto, que viene bien tener este tipo de lecturas. ¡Gracias!
    Y besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me dirás si te decides a leerlo. Abrazos.

      Eliminar
  6. Me quedo con tu primer párrafo. Es verdad, hay libros que "encogen el corazón" y no se puede abusar de ellos. Y otras lecturas parece que están hechas para uno, para un momento especial, y que marcan a lo largo de la vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como si el libro te eligiera a ti en el momento en que te viene mejor ;D Abrazos.

      Eliminar
  7. A mí también me gustó esta historia. El final no lo recuerdo mucho pero se que en general disfruté con el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es la palabra: disfrutar. Abrazos Albanta.

      Eliminar
  8. Pues a pesar de tu recomendación, a mí no termina de llamarme la atención.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre gustos... ya sabes. El caso es conocer para poder elegir, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  9. Me encantaría leer este libro, no sólo porque se desarrolla en mi isla, sino por eso que dices, desconectar con una historia que me atrape, que me haga congeniar de verdad con sus protagonistas, sentir las letras de manera viva... No siempre hacen falta obras cumbre de la literatura, a veces los pequeños libros son los que más llegan. 1beso!

    ResponderEliminar
  10. Me gusta lo que cuentas de esta novela, pese a ese final que la desluce un poco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Los libros que llegan a un lector de forma especial no dejan de ser literatura, al menos en el macromundo del lector. Sentir que alguien escribe tus propios sueños es una sensación fascinante, te quedas preguntándote cómo lo ha hecho. El final peliculero me hace desconfiar un poco, pero sólo por las sensaciones que te ha provocado ya le echaré un vistazo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Cuando nos sentimos tan identificados con un libro que incluso nos da la sensación de que ha sido escrito para nosotros es cuando más sentido cobra la literatura, ¿no crees?
    Saludos, y que sigas disfrutando :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...