domingo, 12 de octubre de 2014

Palabras malditas

Hace mucho tiempo ya que siento "el corazón partío" cuando leo o escucho alguna patada al idioma, este hermisísimo idioma lleno de palabras precisas, ricas y cargadas de matices y sentimientos durante siglos, en los que han sido capaces de expresar los pensamientos de miles de hablantes, con bastante éxito, tengo entendido. Soy consciente de que sus virtudes no se libran de las modas y que todo evoluciona por las nuevas cosas que surgen y que deben ser nombradas para que existan. 
   Pero la imitación, como monos, de lo que vemos en otros, sin motivo, sin necesidad, no es una evolución natural del idioma y rechazar la estructura de tu lengua, que solo refleja la estructura de tu pensamiento, solo por ser diferente de la masa o por identificarte con un grupito "guay", tampoco lo es; eso es enobismo.
   Entre las últimas modas leguarias, me he encontrado con el rechazo hacia ciertas palabras de las que no consigo ver "su pecado" para que se las considera malditas. Una es la preposición durante, y las otras los artículos.
   Ya no vivimos en un sitio durante unos años, sino por años. Tampoco permanecemos en un sitio durante mucho o poco tiempo, sino por tanto o cuanto tiempo. No esperamos el autobús o el metro durante veinte o treinta minutos sino por tanto o cuanto. Y, si bien es cierto, que en ocasiones son intercambiables, también lo es la carga semántica que les diferencia y la precisión de uno sobre otro. ¿O es lo mismo trabajar durante horas que hacerlo por horas? ¿Por qué privarnos de esa riqueza?
   Y si hablamos de los artículos, ¡Ay! Pobres míos. Algo muy grave deben de haber hecho para que se los carguen de un plumazo.
   Los niños guays de hoy en día no juegan al fútbol, sino a fútbol. Los mayores tampoco jugamos a las cartas, sino a cartas. Echamos bronca por mal comportamiento, pero jamás se nos ocurriría echar una bronca por el mal comportamiento de fulanito. Nos cogemos gran cabreo por esto o lo otro, nunca hay que ser tan ordinario como para cogerte un cabreo del quince.
   En fin, quizás no sean unas reflexiones muy relajantes para una mañana de domingo, ni tampoco muy importantes para la marcha de la vida, tal y como está el patio, pero el día lluvioso y mi mal despertar han provocado todas estas elucubraciones, después de leer algún que otro texto lleno de estos cambios tan modernos. No me lo tengáis en cuenta.

28 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Debo reconocer, que como anglófona, todo esto me suena bastante. Se han cogido préstamos del inglés y se han metido tal cual en una lengua cuya gramática es diferente. A mis alumnos les "regaño" cuando en una traducción no veo tildes, o veo cosas que me rechinan.
    El problema es que lo tenemos día a día en los medios de comunicación. No quiero ofender a nadie, pero creo que algunos periodistas deberían dar un repasito a la gramática de la lengua española. Si lo dicen así en la tele ¿por qué no lo voy a decir yo? Hay gente que incluso pensará que está de moda hablar así. En fin, que me enrollo. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no te enrollas, llevas mucha razón. Esperemos que sea solo eso, una moda. Abrazos.

      Eliminar
  2. Pues estoy completamente de acuerdo contigo, no entiendo la razón de que ahora ya no sea correcto el uso de estas palabras y lo único que acaba provocando es confusión
    Besos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí son correctas, de hecho son correctísimas; el problema es que están dejando de usarse por no sé qué sentido de modernidad. Abrazos.

      Eliminar
  3. A mí también me molestan ciertos usos de las palabras. Hay expresiones que se ponen de moda y no puedo con ellas. Mucha culpa creo que la tiene la televisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísima culpa. Hay mucho "teleparlante" que no sabe hablar muy bien que digamos y, claro, copian todo lo que oyen como loritos. Qué mundo. Abrazos.

      Eliminar
  4. Lo peor es que en la televisión sale muchísima gente que no sabe hablar y, claro, sus fallos acaban "creando escuela".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto: La escuela de la tele, con programas llenos de maestros Quiñones: no saben leer y dan lecciones. Abrazos.

      Eliminar
  5. La anglofilia pasa factura a nuestro idioma, lo mismo que los sms, whatsapp y demás... A veces hasta yo acabo dudando de palabras, si son correctas o no :S La que comentas de "durante" la verdad que no me había fijado, pero es evidente en tus ejemplos que no merece ser desterrada ni siquiera intercambiada ¡no es lo mismo, no!

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema no es la anglofilia, sino la hispanofobia; parece que nos sale urticaria cuando tenemos que usar nuestros propios términos. Es lógico usar términos ingleses para cosas que son muy nuevas, lo puedo entender, pero no para algo que ya usamos desde siempre. Abrazos.

      Eliminar
  6. Desconocía lo que comentas sobre "durante", pero lo de los artículos me pone de mal humor, la verdad; no sé si viene derivado del inglés o qué, pero qué mal suena! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, suena muy mal: jugar a pelota o tocar piano es algo que me saca de mis casillas, cada vez que lo oigo. Abrazos.

      Eliminar
  7. El durante no lo tenía tan presente, pero a base de escuchar/ver uno puede dejar de tenerlo tan claro (en ese caso no, veo diferencias semánticas). Es una pena que estemos perdiendo parte de lo que nos define, una reflexión de domingo muy útil.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marilú; necesitaba un desahogo :). Abrazos.

      Eliminar
  8. Es una entrada muy instructiva, Marisa. Creo que gran parte de la culpa podemos achacársela a los señores de la RAE, pues es mejor se estuvieran quietecitos y que no nos maren con tanto cambio en la normativa. Aplican la norma de el que no tiene que hacer mata moscas con el rabo. Pero también el ciudadano debe de saber utilizar mejor un lenguaje tan rico como el que tenemos. Y ni te cuento cómo se expresan nuestros jóvenes, incluso universitarios: da verdadera pena escucharlos hablar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona que me meta, Marisa, pero estoy de acuerdo con Francisco en lo de la RAE. Cada vez que uso o no uso algo ya está mal dicho. A lo mejor es que no sé hablar. Besos.

      Eliminar
    2. Esta vez, no ha sido la RAE; esto es una imitación del inglés, nada más, que hacen algunos de la tele, no sé si por esnobismo o por ignorancia de nuestro propio idioma. En otras ocasiones, sí que estaría de acuerdo contigo. Abrazos.

      Eliminar
  9. Me acabo de quedar loca con lo de "durante". Pues yo sigo usando la preposición exactamente igual que antes, ¿será que soy una anticuada y no lo sabía? ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que usas bien el idioma, ;). Abrazos.

      Eliminar
  10. Te levantaste incendiaria!!! Jajaja
    No tenía ni idea de lo de durante!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Coincido en el problema de la televisión y muchos de los listillos que aparecen. Lo de "durante" no me ha afectado, pero no tengo ni idea en cuanto a otras palabras. No se mucho del tema y es posible que alguna vez me deje llevar por lo que escucho a mi alrededor, qué miedito...
    Entradas así me vienen muy bien. Gracias y besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos nos dejamos llevar, Alicia, y es que todo se pega menos la hermosura, :( Abrazos.

      Eliminar
  12. Coincido, aunque más me cabrean otras cosas, como las abreviaturas indiscriminadas en el móvil y similares, me pregunto qué se hace con el tiempo que se ahorra escribiendo bien y las palabras completas. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Meg, me has dado en toda la fibra. Hay mensajes que claman al cielo. Abrazos.

      Eliminar
  13. Sí, sí... y depende. La única salvedad que pongo es con los artículos. No me refiero a prescindir de ellos por sistema pero, a veces, en determinados textos, de determinada manera, para un determinado ritmo... En fin. En esos momentos lo admito.
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, corazón, para crear expresividad, fuerza, para efectos literarios, pero es que los concursos de la tele y los telediarios no tienen de eso: literatura, digo. Abrazos.

      Eliminar
  14. Los casos que comentas son ambos por influencia del inglés, 'por' por 'for' y jugar a un deporte de balón se dice 'play' y el deporte en cuestión, sin artículo determinado alguno. Adoro el inglés y el castellano a partes iguales, pero hablafos y escritos con propiedad y corrección. De todos modos, esa influencia es inevitable y circula en los dos sentidos.
    Besos,

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...