martes, 7 de octubre de 2014

Capítulo XXXIX: Y el recién llegado nos cuenta su historia

Y esta historia no es otra que la de la gran batalla de Lepanto, donde nuestro don Miguel perdió la movilidad de su mano izquierda "para mayor gloria de la diestra" como decían los antiguos libros de texto.
   Cervantes no podía perder la oportunidad de contar lo que pensaba y sentía de aquellos años de batallas que le llevaron, como al personaje, a estar cautivo durante cinco largos años en una cárcel de Argel:
"(...)  y solo fui el triste entre tantos alegres y el cautivo entre tantos libres;".
   En este relato, por boca del cautivo, Cervantes nos cuenta las hazañas de grandes hombres y no tan grandes, las experiencias vividas y lo que significó para ellos tomar parte en aquella batalla.
   De paso, con el inicio de esta nueva historia, donde el cautivo nos explica el reparto de la herencia de su padre y el destino de sus dos hermanos y el suyo propio, don Miguel nos presenta las tres empresas a las que podían dedicarse los "hombres de bien": Iglesia, comercio o ejército, incluyendo con la primera, las letras y con el último, el servicio al rey:
"Iglesia, o mar, o casa real", como si más claramente dijera: "Quien quisiere valer y ser rico, siga o la Iglesia, o navegue, ejercitando el arte de la mercancía, o entre a servir a los reyes en sus casas".
   Y para rizar el rizo, como si de un buen culebrón televisivo se tratase, une a don Fernando con el cautivo a través de un conocido común. ¿Quién será? ¡Ah! Leedlo mejor vosotros. Por cierto, nos promete unos sonetos en el siguiente capítulo. Veremos qué tal la rima.

10 comentarios:

  1. Este capítulo lo leeré esta semana, a ver que cuenta!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Parece que ha sido un capítulo menos movido que otros. Besos.

    ResponderEliminar
  3. No pude resistirme y tuve que leerme toda la historia del cautivo... Me gustó mucho! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? A mí también me gustó saber un poco más de la visión del autor. Abrazos.

      Eliminar
  4. La verdad es que a veces sí que parece un culebrón jeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, pero de los buenos;D. Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...