martes, 24 de junio de 2014

Capítulo XXIV: Y conocieron a Cardenio

Aunque con un día de retraso, no podía faltar a la cita con nuestro hidalgo, mucho más cuando el señor Cervantes nos presenta la primera novela intercalada. Don Miguel no se conformó con el caballero de la Triste Figura, sino que aprovechó que el "Pisuerga pasaba por Valladolid" y nos regaló algunas historias extras que entretenían y amenizaban las aventuras de nuestros dos amigos.
   Como ya se ha escrito de todo sobre ellas, yo simplemente me limitaré a disfrutarlas, a compartir el gusto de la época por los amores imposibles, por la superación de obstáculos, por el lenguaje galante. Como don Quijote y Sancho, me acomodaré entre las rocas de Sierra Morena para escuchar al joven y loco Cardenio hablarnos de sus amores por Lucinda, que no solo era guapa y lista y discreta y honrada, sino que además le gustaban los libros de caballerías. Don Quijote no cabía en sí de gozo:
"Con que me dijera vuestra merced al principio de su historia que su merced la señora Luscinda era aficionada a libros de caballerías, no fuera menester otra exageración para darme a entender la alteza de su entendimiento, porque no le tuviera tan bueno como, vos señor, le habéis pintado, si careciera del gusto de tan sabrosa leyenda: así que, para conmigo no es menester gastar más palabras en declararme su hermosura, valor y entendimiento, que con sólo haber entendido su afición, la confirmo por la más hermosa y discreta mujer del mundo".

   Una de las condiciones que les había puesto el Triste de Cardenio era que no le interrumpieran bajo ningún concepto mientras les contaba sus desdichas, pero es oír hablar de caballeros andantes y don Quijote no se controla. ¿Qué sucedió? Pues que al desdichado enamorado se le fue de nuevo la pinza y no se le ocurrió otra cosa que insultar a una de las grandes damas del mundo caballeresco:
"(...) y dijo: No se me puede quitar el pensamiento, ni habrá quien me lo quite en el mundo, ni quien me dé a entender otra cosa, y sería un majadero el que lo contrario entendiese o creyese, sino que aquel bellaconazo del maestro Elisabat estaba amancebado con la reina Madasima".

   ¡Claro! Don Quijote saltó como un muelle:
"--Eso no, ¡voto a tal! --respondió con mucha cólera Don Quijote, y arrojóle como tenía de costumbre--; y esa es una muy gran malicia, o bellaquería por mejor decir: la reina Madasima fue muy principal señora, y no se ha de presumir que tan alta princesa se había de amancebar con un sacapotras, y quien lo contrario entendiere, miente como un gran bellaco; y se lo haré yo entender a pie o a caballo, armado o desarmado, de noche o de día, o como más gusto le diere".

   Y aquí fue donde se lió parda: Cardenio le arrea un cantazo en todo el pecho a nuestro hidalgo, Sancho intenta darle un puñetazo a Cardenio, pero falla y el otro aprovecha para pisotearle los higadillos, Sancho le echa la culpa al cabrero, no se sabe muy bien porqué y se lía a golpes con él y el cabrero hace lo propio con Sancho. Como dice el refrán, todo terminó "como el rosario de la aurora". 
   Y ahora, solo nos queda esperar a que el buen don Quijote se encuentre de nuevo con el loco de Cardenio para seguir "cotilleando" sobre su vida. Pero para eso, tendremos que esperar al siguiente capítulo.

10 comentarios:

  1. Gracias por otro trocito de tan magnífica obra. Me gustan las palabras bellaquería y bellaco, me hacen gracia :)
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jeje, a mí también. Con tanto bellaco por ahí suelto, dan ganas de usar la palabreja a todas horas, ;D: Abrazos.

      Eliminar
  2. Pero bueno, ¿cuántos capítulos tiene esta obra? jajj Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muuuuuchos, te lo puedo asegurar, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  3. Ayer ya me estaba preguntando qué había pasado con la entrada semanal, jejeje. Me alegro de haberla visto hoy. Seguiremos pendientes de Cardenio.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, :(; un retraso ajeno a la autoridad competente. Estos días andan los duendes muy locos; no será lo único al revés que encuentres, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  4. Gracias por un resumen más, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por estar en todos y cada uno de ellos, ;D Abrazos.

      Eliminar
  5. Si es que don Quijote no se queda callado ni debajo del agua cuando se trata de caballeros andantes. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se revoluciona más de lo habitual, jajaja. Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...