lunes, 2 de junio de 2014

Capítulo XXI: Y don Quijote consiguió su yelmo

Como nos cuenta el dicho: "nada es verdad o es mentira, todo depende del cristal con que se mira". Y eso es lo que hace don Quijote, coge lo que ve y se lo moldea a su gusto.
¿Qué viene una barbero en su burro, con su bacía? Pues él se imagina que es el yelmo de Mambrino y que se lo queda. Tan ricamente, porque:
"(...) todas las cosas que veía con mucha facilidad las acomodaba a sus desvariadas caballerías y mal andantes pensamientos".
   Y así fue cómo don Quijote consiguió su indumentaria definitiva. Viendo venir a un barbero montado en su burro, se le imaginó un caballero "tocado con el increíble yelmo de Mambrino", una genial bacía que este ingenuo llevaba puesta para protegerse de la lluvia.  Como según los desvaríos de nuestro caballero, ese yelmo le había sido prometido, Dios sabe cuándo, ni corto ni perezoso se lanza al galope contra el dueño de tal maravilla. Entonces, el pobre barbero sale pitando como un loco para poner su vida a salvo y abandona bacía, asno y lo que se tercie. Pero no conseguía que el mágico yelmo se le quedara quieto en la cabeza. ¿Que me está grande? Porque el anterior dueño era un cabezón. ¿Que le falta una parte? Porque algún malandrín la habría fundido para ganarse unas perras. Ya se la acomodará él cuando se tope con un herrero:
"que más vale algo que nada, cuanto más que bien será bastante para defenderme de alguna pedrada".
   Sancho decide que él también quiere sacar partido de esas leyes de caballería tan majas que convierten una bacía en yelmo mágico, así que decide cambiar su feo y viejo asno por esa maravilla que ha dejado abandonado el barbero en su huida. Pero nuestro hidalgo no le deja porque
"Nunca yo acostumbro-- dijo don Quijote--, despojar a los que venzo, ni es uso de caballería quitarles los caballos y dejarles a pie".
   Esto es lo que hay, aunque el pobre escudero no entienda de estas diferencias caballerescas tan raras y por eso da el cambiazo a los aperos de uno y otro asno, que menos da una piedra. Después de esto, tirando de su sentido práctico de la vida, busca como sacar partido de su situación y le propone a don Quijote servir a un rey o emperador que les pague sus andanzas porque:
"(...) por estos desiertos y encrucijadas de caminos, donde ya que se venzan y acaben las más peligrosas, no hay quien las vea y sepa, y así  han de quedar en perpetuo silencio, y en perjuicio de la intención de vuestra merced, y de lo que ellas merecen".
   ¡Qué buena idea ha tenido el amigo Sancho! Pero para esto:
"(...) antes que se llegue a este término es menester andar por el mundo, como en aprobación, buscando las aventuras, para que acabando algunas se cobre nombre y fama tal, que cuando se fuere a la corte de algún gran monarca, ya sea el caballero conocido por sus obras".
   Y mientras don Quijote le explica los motivos, se monta una película de caballerías en toda regla, con sus bellas damas, sus grandes aventuras y sus reinos correspondientes. Ahí se queda "la sin par Dulcinea", en el Toboso, que él se casa con la princesa del castillo y se convierte en el futuro rey. Y puestos a soñar, Sancho se convertirá en un poderoso conde, acompañado de una gran condesa. 
   Y en estas les dejamos, buscando la fama. Hasta la próxima.

14 comentarios:

  1. Qué cabecita loca la de Don Quijote, cómo se monta sus paranoias mentales! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, él solito se las arregla para buscar aventuras, :D. Abrazos.

      Eliminar
  2. Me sorprendió que don Quijote pasara tan olímpicamente de Dulcinea en cuanto se le cruza por la cabeza una princesita ¡menudo enamorado!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco veleta, llevas razón, jajaja. Abrazos.

      Eliminar
  3. Tengo que ponerme al día que voy un poco retrasada.

    ResponderEliminar
  4. Este caballero cada día nos sorprende con una locura nueva.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por él, que sería de mí los lunes, jijiji. Abrazos.

      Eliminar
  5. Recordando el libro con tus entradas, no sabría decir qué capítulo es mejor. Todos son igualmente interesantes, sean divertidos o tristes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto; esa es la grandeza de este libro, que en cada capítulo hay algo que te sorprende o que te emociona. Abrazos.

      Eliminar
  6. Guapa! Siento haber tardado tanto en comentar, ando desquiciada...
    No se si es por mi estado de ánimo, pero a mi este capítulo no me terminó de gustar
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Faltaría más. Tú puedes pasarte por aquí cuando quieras o puedas, :D. Yo sin embargo, he visto mucha complicidad entre ellos, mucha sinceridad. Besos y ánimo.

    ResponderEliminar
  8. Pues gracias por una semana más y este resumen tan completo como siempre :-) Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...