domingo, 11 de mayo de 2014

Monsieur Ibrahim et les fleurs du Coran

Lo veía desde lejos mientras la profesora lo sostenía en sus manos junto a otros cuatro o cinco libros. Abiertos todos como un pequeño abanico, este era el primero del reparto de lecturas que ella nos ofrecía para el próximo trimestre. Mientras lo miraba, estaba segura de que el señor de la foto era Omar Sharif, quien me robó el corazón en Doctor Zhivago, pero a veces mis ojos me engañan.
   Cuando lo cogí para ojearlo, mi intuición no me había fallado. Quizás fue este motivo tan superficial el que me hizo elegir este libro como lectura de mi clase de francés, o quizás fue el pequeño resumen de la contraportada: "Las apariencias son tramposas, la rue Blue no era azul, el árabe no era árabe y la vida no es, quizás, forzosamente triste". El motivo es lo de menos porque, de la misma forma que yo lo agarré fuerte con las manos, me agarró él a mí con su historia.
   El pequeño Moïse es un niño judío de once años que no se comporta como tal, más bien tiene trazos de adolescente precoz. Quizás sea la vida difícil con la que se ha encontrado: abandonado por su madre, vive con un padre triste y tacaño, que echa de menos al hermano mayor de Moïse, a quien su madre se llevo en su huida. Esta vida de soledad le es más llevadera sisando a su padre algunos francos que le permiten visitar a las prostitutas del final de la calle. Esta habilidad sisadora, la practica también con M. Ibrahim, el árabe que no es árabe, y que regenta la carnicería de la esquina, surgiendo entre ellos una auténtica amistad: " (...) si tienes que seguir robando, ven a robar a mi tienda". A partir de estos "mimbres" se construye una historia entrañable, llena de ironía y de lecciones que va dando la vida y que podemos enfocar de muchas maneras. En este caso, "Momo" (como le llama M. Ibrahim), decide fiarse de las enseñanzas que el anciano dice haber prendido del Corán, para hacer frente a todo lo que le ocurre.
Éric-Emmanuel Schmitt
   Su autor, el escritor belga Éric-Emmanuel Schmitt, no puede evitar "contaminar" la historia con pequeñas reflexiones filosóficas como buen licenciado en la materia, reflexiones sobre los sentimientos, los miedos, la amistad... la mayoría de ellas llenas de ironía: "En fin, el sufismo no era una enfermedad (...), aunque hay formas de pensar que son enfermedades, dice a menudo M. Ibrahim".
   M. Ibrahim será la tabla de salvación de un chico falto de cariño, pero con una fuerza interior y un instinto de supervivencia increíbles. Él le enseñará mucho de su sabiduría y a cambio recibirá cariño y compañía. Juntos emprenden un viaje por Europa, un viaje también personal, hasta la tierra del viejo carnicero que será, especialmente para Moïse, todo un aprendizaje para la vida y la madurez que le rondaba desde el inicio de la novela. Habrá muchas cosas que también nosotros iremos descubriendo, al mismo tiempo que el joven protagonista, porque no todo es lo que parece.
   Mi francés está dando sus primeros pasos y estoy segura de que me he perdido muchas riquezas y matices, pero es el suficiente como para comprobar la sutileza y la ironía del lenguaje de este escritor y la sencillez con la que nos habla de sentimientos muy profundos, lo que me ha permitido aprender algo más que vocabulario.
   No sé si veré pronto la película que se hizo a partir del libro, pero estoy segura de que volveré a leerlo de nuevo, cuando mi francés haya avanzado lo suficiente como para soltar el diccionario de la mano libre que me dejaba M. Ibrahim y sus flores. Y espero que sea pronto.

23 comentarios:

  1. No conocía este libro pero me ha parecido interesante lo que nos cuentas, lo que menos me atrae son las reflexiones filosóficas pero tampoco parece que vaya a ser un impedimento. Lo que sí es un obstáculo es el idioma, tendría que buscar si está editado en castellano
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí está en español, pero es solo una suposición. Que no te asuste la filosofía, son más bien reflexiones sobre la vida, la mayoría llenas de ironía y de humor, así que ¡ánimo! Abrazos.

      Eliminar
  2. Yo lo leí después de ver la peli que te recomiendo. Lo leí en castellano, claro y me gustó mucho. No volví a leer nada del autor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miento, sí que leí otro, uno de relatos en el que se incluía Odette una historia de felicidad, que tenía peli. Algunos relatos mejor que otros, creo que por eso no repetí.

      Eliminar
    2. Hola Nora. La verdad es que tengo unas ganas locas de ver la peli después de haber leído el libro, y más si me la recomiendas tú. También se me ha despertado el gusanillo por otros libros de este autor, pero eso tendrá que esperar a más adelante. Abrazos.

      Eliminar
  3. Leer literatura en versión original no es precisamente coser y cantar, así que has podido entender la historia y apreciar detalles de estilo, llevas un camino fabuloso con ese francés "incipiente". Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá te oyera mi profe, ;D. Voy despacio que el camino es largo, y con lecturas asequibles como esta, todo es más fácil. Abrazos.

      Eliminar
  4. Sabía de la película, pero no me suena haber oído hablar del libro... Hace tiempo que no leo nada en francés y seguramente me perdería muchos matices, pero no me importaría leer esta novela (además, acabo de leer a Norah que también está en castellano, por lo que no tengo excusa). 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo. Seguro que tu francés resurgiría para que disfrutaras del libro. Merece la pena. Abrazos Tizire.

      Eliminar
  5. Me gusta mucho lo que cuentas peo con mi francés estaría más tiempo con el diccionario en la mano que leyendo. ¿Lo tenemos editado en castellano?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no estoy segura, Manuela. Pero yo te animaría a leerlo en francés, es bastante asequible y, salvo algunas palabras, la mayoría se deducen por el contexto. Abrazos.

      Eliminar
  6. Pues como no este escrito en castellano me temo que no voy a poder disfrutarlo, pero le echaré un ojo a ver si lo encuentro porque lo que cuentas me gusta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una historia muy entrañable y llena de esperanza. Ojalá la encuentres en español y la puedas disfrutar. Abrazos.

      Eliminar
  7. Es de esos libros que, cada vez que lo veo mencionar, me susurra que me acerque a él. Probablemente lo haga, no sé cuando, pero no creo que sea en francés. Me falta el valor.
    Besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te susurra, déjate llevar, no hay quien se resista a un buen susurro, aunque no sea en francés; nuestro idioma también susurra muy requetebien, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  8. Parece interesante, una lástima que no sepa nada de francés. Si lo encuentro en castellano lo tendré un cuenta. Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te decides por él, espero que lo disfrutes mucho, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  9. No lo conocía de nada. Pero si me decido a leerlo, será en español. No sé francés :(
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el español tampoco es un mal idioma, creo que en él escribió un tal Cervantes, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  10. El titulo lo conocía pero no lo he leído, qué tentación! Ánimo con ese francés, sin pausa pero sin prisa. Gracias por la reseña :)
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ello estoy, con más pausa que otra cosa, pero sin perder el ánimo. Abrazos.

      Eliminar
  11. Marisa no he leído el libro ni visto la película, por eso no puedo opinar demasiado sobre él, pero quiero felicitarte por haberlo leído en francés. Has dado un paso muy grande al haber comprendido la totalidad del libro. Persevera y ya verás como muy pronto comprenderás cada uno de los matices y sin diccionario en la mano :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marie por tus ánimos, jejeje. Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...