domingo, 18 de mayo de 2014

La cara oscura de la poesía

Es difícil convencerme de leer novela negra. Siempre hay otro género que se adelanta, que me atrapa primero. Pero algo había en esta historia que me llamaba mucho la atención: la poesía, Edgar Allan Poe, ni más ni menos. A esto se unió el consejo de mi santísima madre que siempre, pacientemente, trata de convencerme sobre lo que acaba de leer, mientras yo la miro con el ceño fruncido como si me estuviera hablando de mezclar pepinillos en vinagre con nata montada. 
   Así que me puse manos a la obra. Mire la portada, lo giré, leí la pequeña sinopsis de la contraportada y me vi, de repente, leyendo la primera página, allí de pie, en medio del salón. Y lo que leí me empezó a gustar.
   Me encontré con un lenguaje muy gráfico, casi periodístico, muy directo. Supongo que es el mejor estilo para una novela policíaca, pero en este caso, además, las escenas se sucedían de forma rápida, muy cinematográfica. Lo cerré de golpe y lo metí en el bolso. Ya estaba decidido. Quería saber qué bullía en la mente de Jack McEvoy al enterarse del suicidio de su hermano. Qué significaba esa nota de despedida sacada de unos versos de Poe. Cuando volví a casa ya era algo tarde, pero me senté un momento en el sofá a leer algunas páginas más de la historia, a saber un poco más de lo que se "cocinaba" en la trama.
   La novela estaba narrada en primera persona por el protagonista, Jack McVoy e, intercalada, aparecía la historia del asesino contada por él mismo. Así me encontré tanto al perseguidor dando pasos hacia el delincuente, como a este escapando in extremis de sus perseguidores. Esto me pareció una magnífica forma de crear tensión. Al mismo tiempo que los protagonistas, yo podía ir siguiendo las pistas, haciendo deducciones y descubriendo hechos que me tendrían en vilo durante toda la novela. Y esa noche me quedé sentada a la luz de la lámpara, consumiendo una buena parte de mis horas de sueño. A partir de ese momento, le robé minutos a varias tareas diarias para seguir con la historia.
   El aparente suicidio de un experto policía de homicidios, hermano del periodista Jack MacVoy, pone a este sobre la pista de un posible asesino en serie que utiliza poemas de Edgard Allan Poe como supuestas notas de suicidio. Hasta aquí, era todo bastante normal, pero me inquietaba que fueran hermanos gemelos, tan solo diferenciados por una barba. Me enganchó la manera en que consigue colaborar con el FBI y descubrir que antiguos suicidios de policías, resultaron ser asesinatos cometidos por "el poeta", como le llamarán a partir de ahora todos los que le persiguen y estudian. Y me gustó leer pequeños poemas de Poe que parecían describir algún aspecto psíquico del policía asesinado.
   En esa búsqueda, Jack se moverá entre sus intereses como periodista, su colaboración con la policía, las sospechas hacía los que le rodean y, cómo no, en medio de un romance, que siempre anima mucho. Esto le daba ese toque humano a la historia a la que se unía una gran descripción de los ambientes (la redacción del periódico, los despachos del FBI, un motel cutre de carretera) con esa atmósfera, casi empeñada, tan típica del cine negro, a lo que se une el clásico diálogo entre policía y periodista tan efectivo para crear tensión.
  Poco apoco fueron colándose lo que me parecieron reflexiones del propio autor sobre los personajes: la forma de ser de los agentes del FBI, que no salen muy bien parados, al igual que los periodistas. Los principios éticos de estos últimos dejan mucho que desear en algunas ocasiones: "No se trata de un servicio público ni del derecho de la gente a estar informada, es una lucha a codazos por tener la noticia", presentándonos, además, la eterna lucha entre el periodista que informa y el policía que investiga, cada uno a costa de entorpecer la labor del otro. Y esto lo escribe uno del gremio, porque el autor de esta novela, Michael Connelly, fue periodista de sucesos durante diez años en Los Ángeles Times.
Michael Connelly
   Y llegamos al final. Y aquí es donde he notado que bajaba el nivel de la novela, en el supuesto final de la historia. Al llegar aquí, noté algo raro que no me cuadraba. Luego supe lo que era y vi cómo se resolvía y cómo se volvía a repetir esa sensación, que no puedo contar por no destripar el final, pero que hace que todo pierda algo de originalidad y se convierta en un final previsible, visto cientos de veces en el cine.
   Sin embargo, a pesar de este pequeño "pero", he tenido en mis manos una buena novela negra, una buena historia de intriga, unos personajes bien diseñados y una muy buena descripción de ambientes. Para mí, que solo leo las novelas policíacas de Anne Perry, este libro me ha enseñado otras posibilidades, otro tipo de criminales y de policías, otras historias paralelas. ¿Mi sensación? La de haber leído una gran película de cine negro.

20 comentarios:

  1. pues tiene una pinta estupenda, me lo apunto, sin duda... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien, muy entretenida. Si la lees, espero que la disfrutes. Abrazos.

      Eliminar
  2. Poe son palabras mayores. Conozco tanto su poesía como su narrativa, y las dos son estupendas. Pero como ya sabes, mi género no es la poesía, así que si tengo que recomendarte algo, sin duda es su narrativa. Buena elección.
    Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso, el pobre Poe solo es la tarjeta de presentación de un asesino, pero, llevas razón, su narrativa siempre es recomendable. Abrazos.

      Eliminar
  3. Que intriga sobre el final... Y Poe siempre hay que tenerlo en cuenta. Habrá que resolver la intriga.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, ;D. La intriga está servida. Abrazos.

      Eliminar
  4. Uy, uy, me temo lo peor con eso de tantas veces visto en el cine. Me lo voy a pensar mucho, que a mí la novela negra también me cuesta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, si te soy sincera, me ha merecido la pena, a pesar del final. Ha habido momentos de auténtica intriga, ^^. Abrazos.

      Eliminar
  5. Me ha traído a la mente dos novelas de Matthew Pearl: El Club Dante y La sombra de Poe (tengo que retomar ésta). Parece interesante, pero prefiero terminar primero la de Pearl, que la dejé ahí abandonada hace un tiempo. De todas formas, me llevo anotado también este título.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haces muy bien. Primero terminar lo que se tiene más a mano. Abrazos.

      Eliminar
  6. La novela negra me gusta bastante y esta novela no la conocía pero tiene muy buena pinta a pesar de ese pero con respecto al final y su previsibilidad
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "pero" puede que sea impresión mía, aunque me ha resultado bastante familiar. Sin embargo, no le quita intriga a la novela. Te aseguro que me ha tenido impaciente durante mucho tiempo. Abrazos.

      Eliminar
  7. La novela negra es de mis géneros favoritos así que, a pesar de la previsibilidad, me lo llevo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece estupendo. Ya me contarás qué te parece, si te decides a leerla. Abrazos.

      Eliminar
  8. ¡Me has convencido! La novela negra empezó a gustarme el año pasado (la había probado poco) y como te dije en twitter no he leído nada del autor así que me lo llevo de cabeza. Además, me suena haberlo vista por casa de mis padres, investigaré la próxima vez que vaya...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si tienes suerte y la encuentras y la disfrutas y la comentamos, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  9. No he leído nada del autor pero con ganas me dejas, a mi sí me gusta la novela negra pero la frecuento solo de vez en cuando, justo hoy hablo de una de esas que me ha encantado, porque lo cierto es que el ritmo y la intriga de estas novelas me encanta. Lo apunto para posibles.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que tienen algo que engancha; quizás esa curiosidad natural que tenemos todos. Abrazos.

      Eliminar
  10. Wow!! Pues me lo llevo, buenísimo lo de la mezcla de nata montada con los pepinillos en vinagre :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Todo es cuestión de probar, supongo, ;D. Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...