miércoles, 23 de abril de 2014

¡Feliz día del libro!

Hoy es un día muy especial para todos los que amamos los libros. Para mí es algo así como el día de nuestro patrón: se le celebra, se le agasaja con fiestas y actos importantes, se le rinde culto. Buscando homenajes originales, espectaculares o impresionantes, le he dado muchas vueltas a la cabeza para escribir una gran entrada a la altura de las circunstancias, pero últimamente no consigo expresar correctamente lo que siento. 
   Así que he decidido recurrir a los "maestros", a los que saben, a los que usan el lenguaje como se debe y crean eso que amamos tanto: los libros. Estoy segura de que hay miles de párrafos más apropiados que los que he seleccionado. Posiblemente algunos de vosotros tenéis en mente miles de ejemplos mejores, más representativos. Yo he elegido los últimos leídos que se han acercado a lo que yo siento cuando estoy entre libros y en los lugares que los guardan. He seleccionado los que me impresionaron y me despertaron las ganas de estar en el lugar del protagonista. Espero que los disfrutéis.
"Queremos libros escritos para nosotros que dudamos de todo, que lloramos por nada, que nos sobresaltamos ante el más mínimo ruido. Queremos libros que hayan costado mucho a su autor; libros en los que se hayan depositado sus años de trabajo, su dolor de espalda, sus crisis, su temor a veces a la idea de perderse, su desánimo, su valentía, su angustia, su cabezonería y el riesgo que ha asumido de fracasar. Queremos libros espléndidos que nos sumerjan en el esplendor de la realidad y que nos mantengan ahí; libros que nos demuestren que el amor obra en el mundo al lado del mal, muy cerca, a veces de forma indistinta". La Buena Novela, Laurence Cossé.
"Por mucho que hubiese un ordenador, cosa que no existía en las bibliotecas que Brunetti visitó como estudiante, el olor seguía siendo el mismo: los libros viejos siempre le provocaban nostalgia por los siglos en los que no había vivido. Estaban impresos en papel fabricado con trapos viejos que se hacían trizas, se golpeaban, se mezclaban con agua y se batían una y otra vez. Con esa pasta se formaban enormes hojas sobre las que se imprimía, y después se doblaban incontables veces y se cosían y encuadernaban a mano. "Todo ese esfuerzo para dejar constancia y recordar quiénes somos y qué pensamos", reflexionó". Muerte entre líneas, Donna Leon.
"Este lugar es un misterio, Daniel, un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. Hace ya muchos años, cuando mi padre me trajo por primera vez aquí, este lugar ya era viejo. Quizá tan viejo como la misma ciudad. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo existe, o quiénes lo crearon. Te diré lo que mi padre me dijo a mí. Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuando un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar, los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu". La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón.
"Marta queda sola, envuelta en denso silencio, olor a cerrado y ante la triple pared de libros, que parecen escrutar a la intrusa. Se siente pequeña, desalmada (...). Cavilando en ello Marta se desplaza a lo largo de los estantes. Magníficas encuadernaciones con blasones reales estampados. Desorden, aunque cierta agrupación por temas o reinados (...). Abre una hoja de la alta ventana e irrumpe un alegre rumor de agua a borbotones. Se sienta en el sillón y enciende la lámpara". Real Sitio, de José Luis San Pedro.
"Durante el período que pasamos en la abadía, siempre vi sus manos cubiertas por el polvo de los libros, por el oro de las miniaturas todavía frescas, por las sustancias amarillentas que había tocado en el hospital de Severino. Parecía que sólo podía pensar con las manos. (...). De pronto comprendí que a menudo los libros hablan de libros, o sea que es casi como si hablasen entre sí. A la luz de esa reflexión, la biblioteca me pareció aún más inquietante. Así que era el ámbito de un largo y secular murmullo, de un diálogo imperceptible entre pergaminos, una cosa viva, un receptáculo de poderes que una mente humana era incapaz de dominar, un tesoro de secretos emanados de innumerables mentes, que habían sobrevivido a la muerte de quienes los habían producido, o de quienes los habían ido transmitiendo". El nombre de la rosa, Umberto Eco.


28 comentarios:

  1. ¡Feliz día del libro! Gracias por esta entrada tan bonita. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por aquí. Abrazos, libros y rosas.

      Eliminar
  2. Muy buena selección, feliz día!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Feliz día! Hoy estamos de celebración
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y de las grandes. Abrazos, libros y rosas.

      Eliminar
  4. Qué buena selección. Algunos no los conozco, pero después de leer estos textos, tomo buena nota. ¡Feliz Día del Libro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz día también para ti, Carax. Abrazos, libros y rosas.

      Eliminar
    2. Me doy por felicitada junto con Carax, jejeje ;-)

      Eliminar
    3. ¡Ay, Señor! Se me va la olla. Lo siento Seri, corazón, :( ; un despiste.

      Eliminar
  5. Feliz día del libro y genial la entrada!! Un beso

    ResponderEliminar
  6. Ay ay ay, El nombre de la rosa. Qué libro tan apropiado para un día como hoy, y uno de mis preferidos.
    Un besote y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Sí, gran libro y gran peli. Besos y rosas.

      Eliminar
  7. Escogiendo las mejores piezas para ofrecerlas mejor :-D Encantada de pasar por su casa, señora, da gusto cómo se agasaja a los invitados. Un honor. (aquí va una educada inclinación y te juro que la estoy haciendo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Siempre es un placer recibir en casa a grandes amigos, ;D. Pasesé cuando guste, habrá un buen libro para comentar y un vino para acompañar, :D. Besos y rosas.

      Eliminar
  8. Espero que disfrutaras mucho del día!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice todo lo que puede, ;D. Espero que tú también lo hicieras. Besos y rosas.

      Eliminar
  9. Llego con un poco de retraso pero espero que disfrutase mucho del día
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, nada, nunca es tarde si la dicha es buena. Bienvenida y ojalá lo disfrutaras mucho. Besos y rosas.

      Eliminar
  10. Marisa he disfrutado muchísimo con los fragmentos que has escogido. Me han traído recuerdos del momento en que los leí y me han dado ganas de releer esas novelas, com El nombre de la Rosa, que tanto me marcaron en su momento. Has hecho un precioso homenaje y espero que disfrutases de un fantástico Día del libro.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marie. Sí, lo disfruté; algunas cosas no salieron exactamente como las organicé pero todo tiene solución al final, ¿verdad? Espero que tú también lo disfrutaras. Besos y rosas.

      Eliminar
  11. Me encanta la entrada con los fragmentos :) qué buena selección, una se queda encandilada.
    De La buena novela me gustó precisamente una carta de Francesca donde habla del tipo de libros que buscan, ese texto que has escogido también, claro. Ays! Muy chula tu aportación.
    Espero que disfrutaras del día.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa, me alegro de que te haya gustado la selección; no es fácil elegir solo unos pocos. Espero que tú también pasaras un gran día, :D. Abrazos y rosas.

      Eliminar
  12. Qué entrada más bonica. Y que todos los días sean felices y del libro, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, que todos son así. Abrazos y rosas.

      Eliminar
  13. El miércoles me acordé de ti, y de tantos amantes de los libros como he ido encontrando en estos rinconcitos virtuales tan acogedores.
    Un día estupendo para pensar en las cosas buenas de la vida, ¿verdad?
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles. Fuimos muchos ese día los que nos dimos un abrazo virtual y nos felicitamos con el pensamiento. Gracias por volver por aquí para seguir compartiendo esas "cosas buenas de la vida". Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...