jueves, 3 de abril de 2014

El poder de la lectura

Han sido muchas las veces que he recurrido a un libro cuando no me sentía demasiado bien. Si estaba nerviosa, había libros que me tranquilizaban; si estaba preocupada, leer me serenaba; si me enfadaba, nada mejor que un buen libro para calmarme; y cuando estoy triste, una buena lectura me ayuda.
   Un buen libro, una buena historia bien contada, refleja muchos aspectos de la vida. No se trata solamente de que haya un buen argumento con un montón de situaciones y de hechos que van pasando poco a poco ante nosotros, que también, sino que podemos encontrarnos con sentimientos y estados de ánimo que son o han sido los nuestros propios, con reflexiones y pensamientos que nosotros mismos nos hemos planteado. Y los vemos, además, perfectamente explicados, con la rotundidad de la literatura, cuando es buena.
   Muchas veces, he visto en los libros sentimientos que yo misma no sabía explicar, incluso reconocer. Me encontraba leyendo a un personaje que parecía hablarle a otro de mí. Que era capaz de expresar cosas que yo no podía expresar y me abría los ojos ante sentimientos que yo misma no quería reconocer.
   Esto, a veces, hasta me daba miedo. Pensaba: ¿No tendré tanta fantasía en mi cabeza que me creo la protagonista del libro? ¿Será posible que esté leyendo exactamente lo que siento?  Esa es la magia de los libros. Puedes encontrar en ellos pedacitos de realidad, distintas facetas de la vida. Se trata de que demos en el blanco con lo que buscamos. Que encontremos lo que nos cura. Porque, en mi caso, ese es el poder de la lectura, la curación. Porque yo recurro a los libros para curarme, para sentirme mejor, para estar acompañada, para sentir consuelo o para reírme cuando necesito hacerlo.
   Así que, ahora, con vuestro permiso, voy a aferrarme a mi lectura actual, que me hace sonreír y me muestra personajes con una determinación envidiable. Voy a ver si aprendo algo.
   Y vosotros. ¿Habéis sentido también ese poder de la lectura?

34 comentarios:

  1. Vaya si la he sentido!!! Eso es lo que más me gusta de leer, que te ayuda y te abre los ojos cuando menos te lo esperas.

    ResponderEliminar
  2. Leer novelas (no soy muy de poesía) ha sido siempre para mí una ventana abierta a otros mundos que, de otra manera, no habría podido conocer. Unas veces simplemente miro a través del cristal; otras, me asomo a esa ventana a fisgonear y otras... (y estas sí que son maravillosas)... la ventana se convierte en una puerta que te permite "vivir" otras realidades diferentes a las tuyas y entablar relaciones con los personajes de la obra que, como tú dices, a veces te son muy, muy cercanos.
    Gracias a todos los autores de historias que nos han capturado, nos han emocionado y nos han enseñado tanto.
    ich

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso me resulta tan difícil de entender que haya gente a la que no le gusta leer, aunque lo respeto profundamente, por supuesto.

      Eliminar
  3. Claro que sí, el poder de la lectura está siempre presente, con unos libros más que con otros, pero ahí está.
    Hace tiempo conocí a una persona que decía que las novelas eran mil veces mejor que los libros de autoayuda cuando uno se siente mal. Puede que tenga razón.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso es así. He leído algún libro de autoayuda y no puedo evitar que me suenen a "frases hechas y aprendidas". Sin embargo, en una novela he podido encontrar sentimientos tan reales para mí que me sentía totalmente comprendida.

      Eliminar
  4. una vez escuche , que leemos para tranquilizarnos al ver que no estamos solos... es una buena razón para no parar de leer... besossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón. No hay que parar de leer. Abrazos.

      Eliminar
  5. La lectura es terapéutica, claro que síiii!! A mí también me ayuda. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor que cualquier pastillita. Abrazos.

      Eliminar
  6. Claro que lo he sentido. Alguna vez me he identificado con algún personaje, tanto que he llegado a dejar de leer y pensar: ¿estoy viendo mi propia vida?
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sensación! ¿Verdad? Yo me siento parte de algo. Abrazos.

      Eliminar
  7. Sin duda, el poder terapéutico de los libros es indiscutible. Te aseguro que, en mi caso, no sé qué haría sin ellos muchas veces.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos de silencio, con nosotros mismos tan dentro de la lectura. No hay nada más. Eso es lo que a mí me cura. Abrazos.

      Eliminar
  8. No podía haberlo dejado más claro de como lo planteas, alguna vez he dicho que secretamente, me busco en los libros y también, que sin ir más lejos, cuando abrí el blog era justo por esa sensación "terapéutica" que para mi siempre han tenido las lecturas, me conmueve lo escrito, me serena, me divierte, me enternece, me hace sentir, creo que de las recreaciones que más, más de todas, me refiero a películas o incluso obras de arte, que también... pero, para mi, no sé si por lo privado de la conversación con un libro o por las palabras en sí, que me aturullan... en fin, que no puedo estar más afín a tu entrada de hoy, las lecturas curan, divierten, calman... y tienen superpoderes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Lo privado de la la conversación con un libro": ¡Qué bonita frase! Ahí está el "intríngulis". Abrazos.

      Eliminar
  9. ¡Hola! ¡Qué bonito eso que cuentas! Claro que lo he sentido muchas veces, y no solo con la literatura... También con el cine, la música (que también es capaz de contar historias, de una manera más inmediata e inconsciente)...

    Los autores consiguen transportarnos a otros mundos, abrirnos la mente, y a veces, y por sorpresa, hablarnos a (y de) nosotros mismos. Eso sí, tenemos que estar bien atentos y dejarnos atrapar :-D.

    ¡Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que dejarse llevar por los libros, pero siempre decidiendo lo que de verdad quieres. Abrazos.

      Eliminar
  10. Cierto, creo que una de las cosas más poderosas que tienen los libros es encontrar en ellos esas palabras que a nosotros nos faltan tantas veces. Y además, esa magia de empatizar con un fragmento, un personaje, o todo un libro, te reconoces, reconoces lo que tienes delante. Leyendo compartes partes de ti, sin airearlo siquiera, es un acuerdo táctico con el autor, silencioso y en el espacio intimo entre el libro y tú. A veces esa conexión que estableces es tan potente y emotiva que supongo que en parte por eso tenemos blogs, para compartir esa sensación, ese encuentro. Porque además, como comentas tan atinadamente, vale para un roto y para un descosido: para los buenos momentos, para los malos, para los desconcertantes, para los plenos de ilusión, para los divertidos, para los plomizos... Sólo con la música encuentro esa afinidad tan especial, aunque con la música puedes recurrir a las mismas canciones, y con los libros, pues bueno, buscas más libros :) (y de vez en cuando, vuelves a alguno).

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, la música acompaña un montón de sentimientos, pero en los libros, además, distraigo la mente hacía cosas que me llenan también el espíritu. Es muy cierto, eso que dices de "compartir". Abrazos.

      Eliminar
  11. Claro que sí, yo creo que todos lo sentimos en mayor o menor medida, siempre hay algún personaje en el que te reconoces, o situaciones, lugares. Desde luego, es el poder de los libros :-) Un besote!

    ResponderEliminar
  12. ¡Estoy totalmente de acuerdo contigo! Me ocurre mucho y leer me ayuda a desconectar, a relajarme, a olvidar y convertirme en otra persona, la protagonista de múltiples historias. Sin duda es magia, jeje.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magia de la buena. Gracias Alicia. Abrazos.

      Eliminar
  13. Coincido totalmente con lo que dices. Me ha pasado muchas veces, y creo que es de las cosas que hacen que aun me guste más leer.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  14. Evidentemente, Marisa, esa es la magia de la literatura...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es evidente. Ojalá lo sea para todo el mundo, :-). Abrazos.

      Eliminar
  15. Pues sí, la lectura es curativa, en efecto, y nos da cada sorpresa...
    Después de leer tus reflexiones no puedo evitar dejarte una cita de Los amores de un bibliómano, de Eugene Field, que encaja muy bien con lo que dices:

    “Risa para mis momentos más alegres, distracción para mis preocupaciones, consuelo para mis pesares, charla ociosa para mis momentos de mayor pereza, lágrimas para mis penas, consejo para mis dudas, y seguridad contra mis miedos. Todo esto me dan mis libros, con una prontitud y una certeza y una alegría que son más que humanas. Por eso yo no sería humano si no amara a estos amigos y no sintiera eterna gratitud hacia ellos.”

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa cita, Ángeles. Gracias. Tengo que leer ese libro lo antes posible. Abrazos.

      Eliminar
  16. Sí, sí y sí. Me identifico y mucho con todo lo que has escrito y descrito de esa forma tan certera. Leemos para saber que no estamos solos y escribimos para desembarazarnos de esa soledad al compartirla. O no. Cuando leo hurgo en mi interior y aprendo comprender el exterior. La lectura se convierte en una forma de lenguaje para interpretar el mundo. O vete tú a saber. A lo mejor solo digo un montón de tonterías. Se me va mucho la olla. En fin. Que me gustan tus palabras, ¿o debería decir "las" palabras? Tienen magia.
    Gracias por compartir tus sensaciones y besucos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por compartir las tuyas, me han parecido muy poéticas. Abrazos.

      Eliminar
  17. Justo hoy dejaba caer en mi blog la importancia, la compañía y consuelo que dan los libros. Son un refugio
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, sobre todo en lo del refugio. Abrazos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...