lunes, 21 de abril de 2014

Capítulo XV. Y la lió Rocinante

Sí, parece mentira, ¿verdad? Tan tranquilito como parecía. Rocinante se "desata" y mete a su amo y al escudero de su amo en un buen lío. Estaban todos descansando a la sombra de unos árboles, comiendo alguna cosilla ligera, cuando Rocinante siente la flecha del amor y se lanza como un loco a "meter la pezuña" entre las patas de una yeguas que pastaban por allí cerca: 
"Sucedió, pues, que a Rocinante le vino en deseo de refocilarse con las señoras jacas, y saliendo, así como las olió, de su natural paso y costumbre, sin pedir licencia a su dueño, tomó un trotillo algo pacadillo, y se fue a comunicar su necesidad con ellas; mas ellas, que a lo que pareció, debían de tener más gana de pacer que de él, recibiéronle con las herraduras y con los dientes, de tal manera que a poco espacio se le rompieron las cinchas, y quedó sin silla en pelota."
   ¡Ay! Si eso le pasara a más de uno, fuera caballo o no. En fin, sigamos. 
  Los dueños de las jacas, unos gallegos de armas tomar, no están por la labor de que mancillen a sus niñas así que, ni cortos ni perezosos, le dan pa'l pelo al "salidillo" de Rocinante y provocan el enfado de don Quijote que lo está viendo todo desde lejos. Se lanza a defender a su rocín y se lleva como premio una buena lluvia de palos que comparte generosamente con Sancho Panza.
   Y aquí comienza uno de los muchos parlamentos llenos de ingenio que existen en el Quijote, una de esas grandiosas conversaciones entre amo y sirviente que nos presentan la esencia de cada personaje y que veremos evolucionar a lo largo de la novela.
   Como don Miguel lo hizo mucho mejor que yo, prefiero dejaros unos fragmentos de esta genial charleta. Que lo disfrutéis.
"--A lo que veo, amigo Sancho, estos no son caballeros, sino gente soez y de baja ralea; dígolo, porque bien me puedes ayudar a tomar la debida venganza del agravio que delante de nuestros ojos se le ha hecho a Rocinante. 
--¿Qué diablos de venganza hemos de tomar-- respondió Sancho--, si estos son más de veinte, y nosotros no más de dos, y aun quizá no somos sino uno y medio?"

   Pero don Quijote insiste:
"(...) cuando veas que semejante canalla nos hace algún agravio, no aguardes a que yo ponga mano a la espada para ellos, porque no lo haré en ninguna manera, sino pon tú mano a tu espada y castígalos muy a tu sabor (...)".

   Y Sancho también:
" Señor, yo soy hombre pacífico, manso, sosegado, y sé disimular cualquiera injuria, porque tengo mujer e hijos que sustentar y criar". 
   
   ¿Hay motivo más fuerte que ese?
"(...) en alguna de las ínsulas que te tengo prometida, ¿qué sería de ti si, ganándola yo, te hiciese señor della? Pues lo vendrás a imposibilitar por no ser caballero, ni quererlo ser, ni tener valor ni intención de vengar tus injurias y defender tu señoría;(...)".
"En este que ahora nos ha acontecido-- respondió Sancho--, quisiera yo tener este entendimiento y ese valor que vuestra merced dice".

   Y añade:
"Señor, ya que estas desgracias son de la cosecha de la caballería, dígame vuestra merced si suceden muy a menudo, o si tienen sus tiempos limitados en que acaecen; porque me parece a mí que a dos cosechas quedaremos inútiles para la tercera (...)".

   En estas estaban cuando deciden ponerse en marcha, como pueden, y buscar un refugio para pasar la noche. Encuentran una pequeña venta que, naturalmente, don Quijote confunde con un castillo y así les dejamos, discutiendo si es venta o si es castillo; en su línea, ¡vaya!
   ¿Os animáis a leerlo de nuevo? Os aseguro que no os defraudará.

14 comentarios:

  1. Entre gigantes y castillos nuestro hidalgo se lo pasa de miedo. jajaj
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síííí, y nosotras con él, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  2. Pobre Rocinante... La parte en que Do Quijote le dice a Sancho que es que el no puede luchar contra no caballeros y que la próxima vez ataque el solo me hizo soltar una carcajada
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Sancho tiene las ideas muy claras; es el sentido común personificado. Abrazos.

      Eliminar
  3. Jajaja, este Rocinante...y este caballero obsesionado con castillos, vaya par!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Rocinante en este episodio está hecho un don Juan, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  4. Venta o Castillo, y Rocinante que no falte, gracias por la nueva entrega. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, está siendo todo un placer, Abrazos.

      Eliminar
  5. Don Quijote no sale de una para meterse en otra. Y Rocinante, el pobre se nos vuelve loco al ver a tanta yegua, pero el amor es poderoso, y si no, que se lo digan a su dueño, aunque no sé si las intenciones del "rocín flaco" eran tan caballerescas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da a mí que no, nada de caballerescas, jejeje, bastante mundanas... Abrazos.

      Eliminar
  6. Vaya si la lió Rocinante... Pero de la manera en que acabó el capítulo, no creo yo que le queden muchas ganas más de refocilarse con desconocidas! 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, muchas ganas no le quedarán, jejeje, ;D. Abrazos.

      Eliminar
  7. El caso es que por una cosa u otra estos siempre acaban igual, pobres...
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...